Ficha

País

Hong Kong

Año

2005

Título original

Hak se wui

Duración

101min

Dirección

Johnny To

Guión

Nai-Hoi Yau, Tin-Shing Yip

Reparto

Tony Leung, Simon Yam, Louis Koo, Man-wai Lam

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Election (Hak se wui)
Autor: malabesta
Fecha: 01/05/2007.
Póster Election (Hak se wui)

Election (Hak se wui)

Digerido por malabesta

En un país gobernado por un régimen comunista, laico y estatalista, no deja de llamar la atención que la mayor organización criminal sea tremendamente ritual, religiosa, se organice en torno a lazos familiares (los miembros de la tríada se llaman hermano entre sí y tío a sus superiores) y además tenga elecciones. Y si ustedes creen que lo de Rajoy y Zapatero está crispado, deberían ver como son las precampañas entre la mafia china.

“Election” se centra en torno a una de estas campañas. Los representantes de cada una de las bandas se reúnen para designar al líder, cargo bianual, que dirigirá el destino de la sociedad Wo Shing (osea, la mafia de turno). Después de las primarias, los candidatos que quedan son Lok (Simon Yam) y Big D (Tony Leung). Como siempre pasa en todas estas películas, ambos son antagónicos. Lok es un hombre reposado, calculador y un tanto despiadado, que vive con su mujer y su hijo. Big D, por otro lado, es ruidoso, impulsivo y violento, y alardea de su status de criminal de alto rango hasta en su nombre. Ninguno de los dos tiene mucho talante, la verdad.

Cuando el consejo decide elegir a Lok, Big D no se lo toma muy bien. Decide entonces robar el cetro del dragón, símbolo del poder del jefe de la tríada, pues sin él Lok no podrá ser nombrado. Llegados a este punto, la película se desvía un poco de lo que podría parecer el tema central, el de la elección. Gran parte del metraje se va en las peripecias de todos aquellos que persiguen el dichoso cetro, mientras que el resto de los personajes parecen estar en el limbo, del que sólo saldrán ya cerca del final de la película.

En cierto modo, un modo muy lejano, “Election” recuerda bastante a “El padrino”, no sólo por la visión bastante descriptiva del mundo del hampa que ambas dan, o por los problemas sucesorios que en determinado punto de las dos películas ocupan el centro de la trama. También las peripecias vitales de los personajes centrales de cualquiera de las dos tienen bastantes puntos en común.

Sin duda lo más interesante de la película es la detallada descripción del mundo de las tríadas que da, con sus rituales, sus orígenes y sus creencias. “Election” tiene además una visión de sus protagonistas poco glamurosa. Lejos de la violencia estilizada y masiva de las películas de John Woo, en ésta las muertes son pocas y suelen involucrar métodos más tradicionales como la pedrada y el linchamiento. Esto fomenta el aire realista de la película, que a veces casi parece uno de esos docudramas del Discovery Channel o del Canal Historia.

La dirección de Johnny To es bastante explícita. Con el mismo lujo de detalles que rueda el ritual de entrada en la familia, por ejemplo, se entrega también a mostrar el asesinato de alguno de los mafiosos a manos de otro. Así en “Election” hay escenas bastante desagradables que harán apartar la vista a alguno, a pesar de que en ellas no haya un exceso de tripas o salsa de tomate.

Las actuaciones de los protagonistas son correctas, pero poco más. Simon Yam tiene un personaje que no cambia mucho de cara, por lo que tampoco es que sea demasiado exigente, sobre todo en comparación con el de Tony Leung (no confundir con el Tony Leung de “Infernal affairs” o “2046”), que requiere mucho más aspaviento, salto y berreo.

En fin, una película entretenida pero no mucho más. Recomendada para amantes de la noche del recuento. Puntuacion