Ficha

País

Francia

Año

2006

Título original

Le concile de pierre

Duración

102min

Dirección

Guillaume Nicloux

Guión

Guillaume Nicloux, Stéphane Cabel

Reparto

Monica Bellucci, Catherine Deneuve, Nicolas Thau, Elsa Zylberstein, Moritz Bleibtreu

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El elegido
Autor: malabesta
Fecha: 13/06/2007.
Póster El elegido

El elegido

Digerido por malabesta

Jean-Christophe Grangé es un escritor de cierta fama, habitual del suspense sobrenatural, al que el cine francés recurre cuando se trata de hacer una superproducción. Suyas son las novelas sobre las que se han basado “Los ríos de color púrpura” y su segunda parte, “Vidocq” y “El imperio de los lobos”. “El elegido” lleva también a la pantalla la última de sus obras, una especie de versión francesa y moderna de “El chico de oro”.

El guionista de “El elegido” lo fue también de “El pacto de los lobos”, que aunque no está basada en un libro de Grangé, como si lo estuviese. Todas ellas comparten la temática sobrenatural y una cierta tendencia a los ambientes oscuros y sórdidos, pero también una simplicidad bastante grande en la trama y la malsana costumbre de reventar la película es una gran traca final, normalmente decepcionante y bastante alejada del tono “realista” (todo lo realista que una película con aparecidos, sectas demoníacas y criaturas mutantes puede ser) que suelen mantener los guiones.

El elegido presenta la historia de Laura (Monica Bellucci), una huérfana que vive con Liu-San (Nicolas Thau), el niño que adoptó en Mongolia, a través de la agencia que dirige su amiga y madrina Sybille (Catherine Deneuve). Su existencia aparentemente tranquila se ve perturbada cuando Liu-San despierta un día con una extraña marca en el pecho, momento a partir del que sucesos extraños comienzan a rodear a madre e hija, a la vez que unos extraños personajes comienzan a mostrar mucho interés por Liu-San.

El guión de la película es bastante correcto a la par que corriente, aunque tiene sus fallos y defectos. No me refiero a que los sucesos sean creíbles o no, o que en algún momento se insinúe que Mongolia está en Asia del Este. Lo que le pasa a “El elegido” es que se pasa más de la mitad del tiempo intentando construir una trama de intriga, muchas veces de manera bastante tramposa, empaquetando en la trama sustos absurdos y totalmente artificiales, o introduciendo personajes de aspectos sospechoso que nada aportan después a la historia, para luego tirarlo todo por la borda en cuanto la acción pasa de París a Ulan Bator y la película se convierte en un emplaste con algo de acción y muchas sorpresas, que suelen consistir en mostrar que unos sesenta mil personajes formaban parte de la oscura trama detrás de todos los acontecimientos. Luego la resolución del clímax final es bastante predecible y no demasiado satisfactoria.

La dirección de Guillaume Nicloux es bastante agradable y reposada, con unos planos cenitales bastante bien aprovechaditos en los que es capaz de mostrar toda la acción de una escena sin necesidad de andar pasando de plano a plano (y sin meter las dichosas cámaras al hombro). Tiene la fea costumbre, heredada supongo del género, de tapar todos los silencios con la banda sonora, unos insidiosos violines, o bien con la repetición de diálogos clave -para que hasta los que no estaban atendiendo entiendan la escena en curso- que se hacen bastante pesados.

Otra cosa que se le podría achacar a “El elegido”, pero que en realidad parece algo más sintomático del cine europeo en general, es la dichosa necesidad que tiene de sacar a la protagonista desnuda. Cuando ya parecía que la película se iba a acabar, alguien se debió de acordar de que Monica Belucci todavía tenía la ropa puesta y rápidamente se preparó una escena, totalmente artificial e innecesaria, para que la buena mujer pudiese lucir sus encantos. Cosa que a mí no me molesta en absoluto, pero que dado lo innecesario del desnudo, no deja de parecer más que una maniobra de marketing o alguna tonta declaración de intenciones.

Las actuaciones del trío protagonista no son nada del otro jueves, pero es bien cierto que parece más cosa de la dirección de actores que de su propia capacidad. Monica Bellucci tiene cierta tendencia a la histeria y ha unas explosiones de sentimientos que la verdad es que no pegan mucho con su personaje, mientras que Deneuve se pasa la película más tiesa que la sota de copas. Nicolas Thau, el niño, lo hace bastante bien, aunque no deja de tener su actuación un airecillo a anuncio de spray nasal.

En fin, un thriller sobrenatural bastante honrado que en general se deja ver, pero que no sobrevive a su propio final. Recomendada para amantes de la estepa.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion