Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Leatherheads

Duración

114min

Dirección

George Clooney

Guión

Duncan Brantley, Rick Reilly

Reparto

George Clooney, Renée Zellweger, John Krasinski, Jonathan Pryce, Stephen Root

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ella es el partido
Autor: malabesta
Fecha: 07/06/2008.
Póster Ella es el partido

Ella es el partido

Digerido por malabesta

"Ella es el partido" está basada en un guión escrito por dos periodistas deportivos (de Sports Illustrated, ésa del calendario de los bañadores), Duncan Brantley y Rick Reilly, que por lo visto George Clooney ha reescrito en su totalidad. Por ello le había pedido al sindicato de guionistas crédito como tal, cosa que le ha sido denegada, quedando su trabajo sin reconocimiento. Lo mejor que le ha podido pasar.

No es que sea una película mala. Es por lo general soportable, y en algunos momentos hasta divierte, pero "Ella es el partido" parece más un examen de fin de curso que otra cosa, una respuesta a la pregunta "Por veinticinco pesetas cada una, haga usted una screwball comedy".

Tiene casi todos los elementos del género: confusiones de identidad, amoríos, la pareja protagonista que se odia, infinidad de chascarrillos y respuestas ingeniosas, sus caídas y golpes en el culo... hasta está ambientada en los Estados Unidos de entreguerras. Pero carece de brillo alguno, ni en su historia, ni en sus personajes ni en sus diálogos, que con tanto duelo verbal terminan por parecer más un "No te rías que es peor".

Esencialmente, "Ella es el partido" intenta contar a la vez los primeros años del fútbol americano profesional -cuando era un minoritario deporte de perdedores- y la de su primera gran estrella y héroe de guerra Carter Rutherford (John Krasinski), junto con el hombre que lo contrata para su equipo, el también jugador Dodge Connelly (George Clooney) y la periodista encargada de investigar los trapos sucios de Rutherford, Lexie (Renée Zellweger) y el evidente amor que nace entre los tres (es decir, ambos jugadores se enamoran de ella, no entre sí). Pero nunca está claro cuál de las dos es la principal, con lo que termina por no convencer ninguna. Esta esquizofrenia se refleja hasta en el baile de los títulos: el "Leatherheads" original hace referencia a los cascos de cuero que se usaban en los partidos de la época, mientras que el "Ella es el partido" español nada tiene que  ver con hombres sudorosos, por mucho que la Zellweger lo intente.

Fuera de Estados Unidos el dichoso fútbol no sólo importa más bien un pimiento, sino que además resulta francamente incomprensible.
Además, admitámoslo, fuera de Estados Unidos el dichoso fútbol no sólo importa más bien un pimiento, sino que además resulta francamente incomprensible.

Como director Clooney es resultón, ya lo ha demostrado con su "Buenas noches y buena suerte", y "Ella es el partido" está rodada de una manera muy cuidada, no sólo intentando recrear el ambiente de las screwball, sino que consigue los mejores momentos de la película gracias a bromas esencialmente visuales, que sobresalen de la saturación de chistes y chascarrillos en la que el espectador está sumido gracias al insoportablemente "ocurrente" diálogo.

Entre el trío protagonista, Clooney también es el que gana. Con su media sonrisa quiero-ser-Cary-Grant puesta a todas horas (vean el póster, vean), tiene un carisma que convierte a su personaje, el típico pilluelo entrañable, en el centro de la película en todo momento, en detrimento de Renée Zellweger y John Krasinski. La primera se limita a poner morritos y los brazos en jarrete y el segundo, aunque correcto, no puede competir con Clooney.

En fin, una comedia normalucha, para amantes de las pelotas no esféricas.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion