Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Inteh valley of Elah

Duración

121min

Dirección

Paul Haggis

Guión

Paul Haggis

Reparto

Tommy Lee Jones, Charlize Theron, Susan Sarandon, Jason Patric, James Franco

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de En el valle de Elah
Autor: malabesta
Fecha: 29/01/2008.
Póster En el valle de Elah

En el valle de Elah

Digerido por malabesta

Con "En el valle de Elah" Paul Haggis vuelve a su papel de conciencia de la sociedad americana, esta vez para alumbrar nuestras cavernas con los efectos de la guerra, de los que si no llega a ser por él no nos hubiésemos percatado. Aunque la moral de la película es un poco simplona y Haggis empieza a hacerse un poco el beato, es innegable que el tío tiene talento, y sabe meter su mensaje en medio de una investigación que lo hace tragable para todo tipo de público.

El militar retirado Hank Deerfield (Tommy Lee Jones) recibe una llamada informándole de que su hijo, tras volver de su destino en Irak, lleva desaparecido dos días, así que decide ir a su base con intención de encontrarlo y evitarle el calabozo. Para ello recurre a la detective Sanders (Charlize Theron), la única mujer detective en un pueblo pequeño, amargada por el continuo desprecio de sus compañeros machos.

Deerfield comienza la película como el militar arquetípico: feo, patriota, sentimental y cristiano. A medida que va desenmarañando la historia de su hijo, su convicciones comienzan a temblar a la vez que Haggis expone su discurso -que más o menos acertado, no deja de ser una visión personal y unilateral- sobre los efectos del ejército en Irak y los efectos de Irak sobre el ejército. En gran medida gracias a los vídeos que el chaval ha ido grabando con su móvil en el país oriental, que resultan bastante poco sutiles y hasta cierto punto inverosímiles (¿quién demonios se juega el pellejo haciendo misiones de incursión mientras las graba con un móvil?). Pero también a través de su introducción en el mundillo del nuevo ejército, desesperado por conseguir nuevos reclutas -de manera que contrata a delincuentes habituales-, invadido por el consumo de drogas, etc.

Pero además, en la conversión de Deerfield, Haggis también juega con el resto de los personajes. Mientras que el ejército al que él es "semper fidelis" le da la espalda, mientras que sus antiguos compañeros no le ayudan, todos los personajes que el antiguo militar juzgaría como inmorales (Theron es una madre soltera, strippers, inmigrantes, etc.) son los únicos que colaboran con él, incluso de manera desinteresada. Sólo faltaba que periodicamente apareciese un recluta y le diese una colleja a Tommy Lee Jones para acelerar el proceso.

Tommy Lee no actúa, él busca personas.
Todos estos detalles están embebidos dentro de la investigación, que es lo que realmente mueve la película. De manera que la moralina fabulesca nunca se adueñe del rumbo de la cinta, espantando a buena parte del público. Durante la mayor parte del metraje la acción sigue un crescendo continuo que cada vez atrapa más al espectador, hasta que llega a un desenlace azucarado y un tanto decepcionante, que rompe el tono de la película, seguido de un par de codas que más parecen parte del sermón de la montaña o de unos nuevos mandamientos. Y para rematar la película, un plano cargado de simbolismo, mucho significado y potencia, pero metido con calzador y con una total carencia de sutileza. A veces da la impresión de que a Haggis le puede la necesidad de tener que abrirle la boca al público.

El reparto está liderado sin duda por Tommy Lee Jones, que ya no es un actor, es una marca registrada. Es un poco como Chuck Norris; Tommy Lee no actúa, él busca personas. Aunque en este caso hay que concederle que su personaje tiene una carga emotiva que no es habitual en su trabajo. Charlize Theron cumple también, aunque compartir pantalla con Jones resulta una tara bastante grande que no puede superar.

En fin, una película ante todo entretenida, aunque tenga una intención un poco proselitista uno nunca llega a tener la sensación de que le están sometiendo al método Ludovico de reeducación. Recomendada para buscapersonas.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion