Ficha

País

USA

Año

1996

Título original

Courage under fire

Duración

117min

Dirección

Edward Zwick

Guión

Patrick Sheane Duncan

Reparto

Denzel Washington, Meg Ryan, Lou Diamond Phillips, Scott Glenn, Michael Moriarty, Matt Damon

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de En honor a la verdad
Autor: bronte
Fecha: 15/07/2007.
Póster En honor a la verdad

En honor a la verdad

Digerido por bronte

"En honor a la verdad" es una "americanada", pero de verdad. Y, ¿cuáles serían los ingredientes de una "americanada, pero de las de verdad"? Supongo que una defensa algo simplista de valores compactos, tales como el honor, la lealtad, la verdad, y espectáculo, mucho espectáculo. Con no ser una película mala, creo que un poco más de seriedad o de "adultez" no le hubieran venido mal a un producto que peca de fanfarrias, galones y pasos de la oca.

Denzel Washington en su enésimo papel como integrante de las fuerzas del orden, esta vez como militar, mata a su mejor amigo en Irak, cuando una noche le pega un zambombazo desde su tanque en lo que coloquialmente conocemos como "fuego amigo". Obviamente la culpa no le deja vivir, y no es para menos, porque matar a alguien por error debe de ser devastador. Por supuesto en la película se ve como mata también a muchos irakíes, pero esos no son por error. Ahí es donde veo yo el primer punto resbaladizo de la película. No es que vayamos a defender una visión del ejército como de hermanitas de la caridad, porque cualquier persona adulta sabe para qué sirve el ejército, pero mostrar a un hombre apesadumbrado porque ha matado a su mejor amigo, cuando cinco minutos antes ha matado a treinta señores que no conocía de nada, se hace un poco indigesto.

Como decíamos, la culpa no le deja vivir, y después de semejante error, consigue una segunda oportunidad dentro del ejército, realizando los informes para la concesión de las medallas al mérito. Allí le toca poner en claro si la Capitán Walden, se la merece, convirtiéndose así en la primera mujer en recibir ese honor, aunque a título postumo. A partir de ese momento, el filme se convierte casi en un pseudo policíaco, basándose principalmente en las entrevistas a todos los supervivientes del escuadrón de la Capitán Walden, alternados con los momentos de culpa alcoholizada que vive Denzel Washington. A la cosa se le ve cierta factura, porque cada testimonio difiere del resto, aunque todos repitan los hechos clave. Entre los testigos, un Lou Diamond Phillips en sus últimos estertores dentro de la primera división del cine, y Matt Damon con 30 quilos menos, ejercitando el método Stanislavski de interpretación.

El fondo de la película es notable. Una especie de discurso sobre la importancia de la verdad pese a quien pese, y sobre el concepto nunca lo suficientemente ponderado de "in veritate libertas", la verdad os hará libres. La verdad, contar la verdad, es requisito indispensable para expíar la culpa, y al mismo tiempo, sólo a través de la verdad puede cada uno ocupar su sitio. Un filme, como se ve, con mucho fondo judeo-cristiano, apoyándose en un tema que a todo el mundo toca de cerca, aunque el envoltorio, el ejército, y más el ejército americano, cree un efecto de distanciación del que la película se resiente. El director, Edward Zwick, lo es también de cintas como "Diamante de sangre", "Días de Gloria", o "El último samurái" y su filmografía es el mejor indicativo de qué nos vamos a encontrar en esta película. Muy buenas intenciones recubiertas de mucho "entertainment". En su curriculum también se cuenta "¿Qué pasó anoche?" basada en una obra de David Mamet, bastante fallida, y mucho llama la atención, justo al lado, que sea también el director de la soporífera "Leyendas de pasión".

"En honor a la verdad" tiene un buen reparto. Denzel Washington (que jamás le podrá agradecer lo suficiente a Pere Molina que le preste su aterciopelada voz, mucho mejor que la original), Meg Ryan, que sí, está muy bien en este papel, y Scott Glenn, por ejemplo, a quien le toca defender la primera libertad americana, o dicho de otra manera, la prensa, y que siempre suele aportar un toque así como de clase. La dirección es todo lo hollywoodiense que se pueda esperar. Una factura perfecta, que sabe manejar los ritmos y preparar el "spotlight" para los momentos clave. Incluso los diálogos son buenos. Lo único reprochable es ese tono semiadolescente del que tristemente adolece la película.

Recomendada para todos aquellos que no han matado ni una mosca.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion