Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Equilibrium

Duración

107min

Dirección

Kurt Wimmer

Guión

Kurt Wimmer

Reparto

Dominic Purcell, Christian Bale, Sean Bean, Emily Watson, Taye Diggs

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Equilibrium
Autor: sensillo
Fecha: 13/11/2006.
Póster Equilibrium

Equilibrium

Digerido por sensillo

Años antes de que Kurt Wimmer asolase nuestras pantallas con "Ultraviolet" ya apuntaba maneras con “Equilibrium”. Ésta no llegó a estrenarse en nuestros cines, demostración según muchos de la intervención de la divina providencia. Mas no es este el lugar adecuado para discutir sobre tan teológicos temas.

Christian Bale, quien parece querer abrirse paso en el mundo del cine reuniendo la más variopinta colección de personajes, interpreta en esta fantasía futurista al implacable agente del orden al servicio de un gobierno totalitario. La nueva utopía con que nos intentan sorprender es un mundo en el que los sentimientos de las personas son suprimidos por la acción de una droga que diligentemente dispensa el gobierno.

A partir de este punto de partida nos podemos encontrar con todos los tópicos de este subgénero tan transitado de la ciencia ficción. Se nutre principalmente de “1984” y “Farenheit 451” y los regurgita en la pantalla en la forma de una colección de cromos que ni nos va ni nos viene.

Lo más sabio es olvidarse desde el primer momento de ver una oscura fábula sobre los peligros que acechan nuestra libertad y disponerse a ver otra de tiros y patadas. Y es que la complejidad argumental se sitúa a la altura de la tabla del dos.

Desgraciadamente, partiendo ya de la idea de que es una película de acción algo tontorrona, el asunto también se convierte en un quiero y no puedo. Las manecillas del reloj comparten protagonismo con la mayor parte de las escenas, durante las cuales el incauto espectador seguramente espere impaciente que llegue otra vez el momento de repartir estopa entre los figurantes. No se trata de que las escenas de acción sean más o menos abundantes, sino del típico problema de un tiempo mal administrado y el no saber crear expectativa y enganchar al espectador. Cuando por fin llega la hora de las tortas, el coreógrafo se recrea en el “gun kata”, un arte marcial ideado por Wimmer que integra el uso de armas de fuego. Para que se hagan una idea, visualmente consiste en que hombres uniformados se alineen para recibir los cachiporrazos del protagonista, técnica milenaria inventada en los albores del cine de kung fu, y que tan buen resultado ha dado siempre. Esto se repetiría en "Ultraviolet", aderezado con abundantes planos cortos del ombligo de Mila Jovovich.

Las interpretaciones no gozan de mucha convicción, y ni siquiera Christian Bale parece que se haya exigido perder cien kilos o alguna penitencia similar. Sean Bean es la otra cara conocida del cartel, pero astutamente se escapa de todo este tinglado a la primera de cambio. Emily Watson, como siempre, sufre una barbaridad, y es que sus personajes nunca están contentos. Y algún malvado pone cara de cabroncete, aunque supuestamente no debería tener sentimiento alguno.

Como habrán podido adivinar, el consejo del chef es que se hagan con buena provisión de palomitas, si es que esperan que el visionado de esta cinta tenga algo mínimamente aprovechable.

Recomendada para consumidores de Prozium, a quienes no les dolerá. Puntuacion