Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Rendition

Duración

122min

Dirección

Gavin Hood

Guión

Kelley Sane

Reparto

Jake Gyllenhaal, Omar Metwally, Reese Witherspoon, Peter Sarsgaard, Meryl Streep, Igal Naor

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Expediente Anwar
Autor: malabesta
Fecha: 18/04/2008.
Póster Expediente Anwar

Expediente Anwar

Digerido por malabesta

Anwar El-Ibrahimi (Omar Metwally), egicpio residente en Estados Unidos, vuelve de una reunión en Ciudad del Cabo cuando es detenido en la aduana, secuestrado y enviado a un campo de prisioneros en algún lugar de Oriente Medio, en el que el Agente Freeman (Jake Gyllenhaal) de la CIA y Abasi Fawal (Igal Naor), torturador local, pretenden obtener de él información sobre un conocido terrorista islámista con el que según sus pruebas se ha comunicado por teléfono.

De todas las posibles posturas ante el espinoso tema que trata, la CIA, tortura y campos de prisioneros fuera de suelo americano, "Expediente Anwar" no se termina de definir. El protagonista es presentado como inocente ante los espectadores, a la vez que los interrogadores tiene pruebas fehacientes de que ha estado en contacto con terroristas. Así que ni chicha ni limoná, ni son bestias desalmadas ni patriotas salvadores. A Sean Penn o a Chuck Norris le tenían que haber dado el proyecto.


Así que Gavin Hood y Kelley Sane cargan todo su hierro en los diálogos de los personajes, que nos dictan directamente qué es lo que debemos pensar y quién es el malo de turno. A Meryl Streep, la jerifalte de la CIA, se le mete entre ceja y ceja -sin haberlo visto siquiera- que Anwar es un terrorista y Santas Pascuas, y a la que tiene ocasión se suelta un discurso de "yo hago esto por mi país y gente como tú" que les juro que sólo faltaba Bugs Bunny vestido de tamborilero, cojeando y tocando el "Yankee doodle" de fondo. Y por ahí aperece Gyllenhaal diciendo poco menos que a la cámara que la tortura no sirve para nada y que arderán todos en el infierno.

Como la película tiene unas cincuenta mil tramas, también conocemos la historia de una pareja de amantes envueltos en medio de un atentado suicida y la de Reese Witherspoon, señora de El-Ibrahimi, y su lucha por conocer el paradero de su marido. Resulta casi imposible no comparar esta última con "Un corazón indomable", tanto por la situación como por el estado de las dos protagonsitas, ultraembarazadas en el momento en el que el progenitor A (o B, nunca me aclaro) desaparece. Con malos resultados para Whiterspoon, que aunque probablemente sea la mejor de la película, no pasa de correcta.

Jake Gyllenhaal hace de nuevo lo que mejor sabe hacer, nada.
El oscilar constante de una trama a otra dificulta un poco cogerle la gracia a ninguna de ellas, además de que resulta casi imposible crear algo de emoción, a ver si el protagonista es culpable o no, o si se lo cargan o no. Aún encima, Gavin Hood comete el peor de los pecados, engañar al público, preparando una sorpresa final totalmente absurda e innecesaria.

Jake Gyllenhaal hace de nuevo lo que mejor sabe hacer, nada. Víctima de un atentado en una de las primeras escenas de "Expediente Anwar" se pasa el resto de la película presa del estrés post-traumático, incapaz de sentir ni una sola emoción. O eso me ha parecido entender a mí, a lo mejor realmente era un torbellino de pasiones. Omar Metwally se ha metido en un fregado considerable, y su papel de preso torturado resulta demasiado complicado. Eso sí, lo obligan a salir desnudo, lo cual siempre da ese detalle de gran actor.

En fin, una mediocre película que trata un tema demasiado grande para ella. Recomendada para gentes con zapatófono.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion