Ficha

País

Austria, Alemania

Año

2007

Título original

Die Fńlscher

Duración

98min

Dirección

Stefan Ruzowitzky

Guión

Stefan Ruzowitzky

Reparto

Karl Markovics, August Diehl, Devid Striesow, Martin Brambach, August Zirner

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los falsificadores
Autor: malabesta
Fecha: 15/03/2008.
Póster Los falsificadores

Los falsificadores

Digerido por malabesta

"Los falsificadores", la flamante ganadora del Oscar a la mejor película extranjera/en habla no inglesa, revisa el holocausto a través de las vidas de aquellos judíos a los que no les fue tan mal, puesto que eran de utilidad para el régimen nazi. Se trata en este caso de los participantes en la operación Bernhard, con la que se pretendía desestabilizar la economía británica inundando el país con billetes falsos. Billetes que al final el régimen terminó utilizando como moneda de cambio en ciertas importaciones y que dió a algunos de sus agentes. No está exento de una cierta ironía el hecho de que los alemanes pagasen a los que colaboraban con ellos con moneda falsa.

Salomon Sorowitsch (Karl Markovics) es un aspirante a pintor reconvertido a faslificador que vive en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial. Con la amoralidad propia de un delincuente, no se preocupa mucho de lo que está pasando, hasta que es detenido por el agente Herzog (Devid Striesow). Como es judio, pasa de la cárcel a un campo de concentración, y de allí es recuperado por el propio Herzog, que ahora es de las SS, para formar parte de la operación Bernhard y hacerse cargo de un equipo de judios cuyo trabajo será falsificar primero libras y luego dólares. Entre ellos está Adolf Burger (August Diehl), autor de las memorias en las que se basa la película y único personaje realmente real (el resto son amalgamas de varios, versiones, etc.), y que por si fuera poco, además de sobrevivir a los campos nazis, aún tuvo que pasar el peligro de las purgas comunistas en la checoslovaquia de los cincuenta.

Lejos de centrarse en las crueldades del régimen con sus prisioneros (aunque siempre están de fondo) la película tiene quizá un tono más cercano a las de evasión de los sesenta, y su dinámica se basa en la interacción de Herzog, el captor, Sorowitsch, que sólo se preocupa de que los que están a su cargo salgan vivos de allí, y Burger, que entiende el efecto que el dinero que fabrican podría tener sobre la guerra y pretende sabotear la operación aunque ello suponga su muerte y la de sus compañeros.

Aunque en puridad el auténtico héroe sería Burger -curiosamente el escritor de las memorias-, "Los falsificadoes" mantiene la ambigüedad moral en torno a sus dos protagonistas.
Aunque en puridad el auténtico héroe sería Burger -curiosamente el escritor de las memorias-, "Los falsificadoes" mantiene la ambigüedad moral en torno a sus dos protagonistas; ¿qué haría usted, salvaría a sus amigos o los sacrificaría por un supuesto bien mayor? La película en absoluto contesta la pregunta, aunque la elección de Sorowitsch como motor de la acción, además de retratarlo de cierta manera positiva, pueda sugerir lo contrario.

Stefan Ruzowitzky demuestra tener mucho talento visual a la hora de narrar, y aligera el ritmo de la película evitando que el espectador reciba toda la información a través de los diálogos, truco que se suele reservar para que los personajes cuenten sus peripecias en los campos de concentración. Este recurso da cierta impresión de querer lavar la cara de la película, puesto que las condiciones de vida de los protagonistas estaban muy lejos de lo habitual en aquellos campos. Aunque a veces (sobre todo en las escenas en Monte Carlo que abren y cierran la cinta) tanta narración visual le dé cierto aire de anuncio de perfume a "Los falsificadores", hace que sea muchísimo más agradecida de ver.

Entre el reparto destaca sin duda Karl Markovics, mucho más que por lo buena que pueda ser su actuación (que estando bien, no es ninguna maravilla) por lo agraciado que resulta su físico desgraciado, dando un tipo en pantalla con cierto aire (recalco lo de cierto aire) a humphrey Bogart.

En fin, una película bastante interesante y entretenida. Recomendada para revisionistas varios.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion