Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Savages

Duración

113min

Dirección

Tamara Jenkins

Guión

Tamara Jenkins

Reparto

Laura Linney, Philip Seymour Hoffman, Philip Bosco, Peter Friedman, David Zayas

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La familia Savages
Autor: farrell
Fecha: 10/04/2008.
Póster La familia Savages

La familia Savages

Digerido por farrell

“La familia Savages” contiene referencias a Sam Shepard y Bertold Brecht, sus personajes son americanos de clase media de los que te encuentras en el Wal-Mart, con sus demonios personales y eso, algunas miradas y silencios bien metidos, un guión cuidadosamente casual que rezuma Sundance por los cuatro costados, en fin, todos los elementos del llamado cine independiente norteamericano, aunque a estas alturas esa etiqueta se haya convertido ya en una marca registrada y no tenga porque ser sinónimo de calidad.

Wendy (Laura Linney) y Jon (Philip Seymour Hoffman) son dos hermanos que viven física y emocionalmente distanciados hasta que tienen que hacerse cargo de su padre demente, Leonard (Philip Bosco), que los abandonó hace años después de hacerles pasar una infancia muy malita. Su reencuentro les servirá para conocerse mejor el uno al otro y también a sí mismos.

Es una verdadera pena que la manía esta del distanciamiento estropee una buena historia. Tamara Jenkins no puede dejar más claro que pretende hacer una película aséptica, ya sólo por el hecho de que hace a uno de sus personajes un catedrático especialista en Brecht que parece utilizar las teorías del alemán en su vida personal. Esto, sumado a una estética muy poco atrayente y sin una pizca de originalidad (con escenas al estilo Wes Anderson) basada en su dosis de cámara al hombro, con su poquito de tonos cálidos para Linney, su poquito de tonos crudos para Seymour Hoffman y su mucho de naturalismo visual puro y duro, hacen de esta película una de tantas joyas del cine independiente de las que mañana nadie se acordará.

La historia de los dos hermanos marcados por el abandono de este padre que se vislumbra maltratador (digo se vislumbra porque al final nos sale la directora con esas después de no haber dicho ni mú sobre el tema durante toda la película) podría haber dado para mucho si no fuera por lo mediocre del conjunto, en especial del desarrollo de la trama, que no deja claro la relación de los hermanos con el padre. Por eso no se entiende por qué Jon trata con tanto desapego al pobre señor, ni por qué Wendy se siente tan culpable, es decir, por qué los dos toman una postura tan contraria, ya que el espectador no llega a saber nunca si el padre fue realmente un ogro o los hijos son unos monstruos deshumanizados y carcomidos por las ínfulas de ser una gran crítico literario él o una gran dramaturga del off-off-off-off Broadway ella.

Linney y Seymour Hoffman siempre resuelven y han llegado ya a un status de actores tan chiripitifláuticos que hagan lo que hagan todo el mundo dice que genial. Pues hala. Genial, entonces. Los dos miran mucho y bien, y dicen palabras entre dientes también bien. Pena que ella lleve una peluca que vaya por Dios.

Recomendada para los que crean que el cine independiente es la panacea para todo el mal cine made in USA. Y para los que cuidan ancianos, que se merecen un homenaje bastante mejor que éste.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion