Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

Fast & Furious

Duración

107min

Dirección

Justin Lin

Guión

Chris Morgan

Reparto

Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodriguez, Jordana Brewster, Gal Gadot, Tego Calderón

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Fast & Furious: Aún más rápido
Autor: malabesta
Fecha: 09/04/2009.
Póster Fast & Furious: Aún más rápido

Fast & Furious: Aún más rápido

Digerido por malabesta

Aunque unos primeros minutos ambientados en Santo Domingo en los que la música y la aparición como secundarios de las megaestrellas del reguetón Don Omar y Tego Calderón (uno echa de menos a Daddy Yankee pidiendo más gasolina) hacen temer lo peor, la verdad es que "Fast & Furious: Aún más rápido" resulta ser una película de acción de lo más salvable, lo que dentro de los estándares de la saga viene a ser como la Capilla Sixtina.

Dominic Toretto (Vin Diesel) y su novia Letty (Michelle Rodriguez) viven tranquilamente robando y expoliando en Santo Domingo, pero la presión de la policía, que lo persigue a él, comienza a ser demasiado grande, así que Dom decide largarse y abandonarlo todo. Años después, ha de volver a su Los Ángeles natal, para saldar una vendetta personal con un capo de la droga llamado Santos que emplea a conductores como él de correos. Allí volverá a encontrarse con el agente O'Conner (Paul Walker) que, cómo no, también anda detrás del mismo delincuente.

Habida cuenta de que la primera parte era más o menos un remake velado de "Le llamaban Bodhi" y de que a partir de entonces la cosa comenzó a decaer en originalidad y calidad, esperar que "Fast & Furious: Aún más rápido" sea una gran película, y mucho menos original, es un poco timorato. No pasa de ser la enésima buddy movie, quizá un poco retocadas las afiliaciones legales de los protas, pero en cualquier caso una más del montón. Lo cual puede ser una cosa buena.

La historia es también de libro, la pareja de machotes que se odian y que busca venganza y justicia contra el mismo objetivo, de nuevo ambientada en el mundo de las carreras ilegales que, ocho años después de la primera aparición de Toretto en la gran pantalla, siguen sin estar dominadas por los coches híbridos. Seguro que Leonardo DiCaprio se ha llevado mucho las manos a la cabeza, y a Al Gore se le habrá caído el monóculo.

Obviando la destrucción progresiva del planeta, "Fast & Furious: Aún más rápido" coloca en el armazón de si exiguo guión la cantidad justa de machismos (aquellos dichos que demuestran que el que los profiere es el más macho) en la boca de Diesel y de persecuciones y peleas para entretener al personal.

Tal cantidad de primeros planos de manos metiendo cuarta o quinta sólo se puede entender en un país en el que la mayoría de los coches son de transmisión automática.
Estas últimas escenas están rodadas con cierta dignidad y una nada oculta intención de acercarse al lenguaje propio de su público objetivo: los videojuegos. Por momentos les juro que "Fast & Furious: Aún más rápido" pasa tranquilamente por una partida particularmente realista de "Need for speed: Underground" o similares. Además de esto, lo que quizá más llame la atención al público europeo es la fijación fetichista de Justin Lin por las palancas de cambios (eso o un particular trauma asociado con suspender repetidamente el práctico del carnet de conducir). Tal cantidad de primeros planos de manos metiendo cuarta o quinta sólo se puede entender en un país en el que la mayoría de los coches son de transmisión automática.

Las actuaciones son como tienen que ser. Diesel se expresa de la mejor manera que sabe: con sus deltoides, y el resto del reparto se escuda bastante bien en la dirección de Justin Lin, que da la impresión que desde el primer momento sabe que aquello no iba para Oscar, y que por lo tanto no intenta sacara a Paul Walker llorando o a Vin Diesel con un rábano en la mano y a contraluz.

En fin, material para una tarde ociosa de fin de semana. Recomendada para amigos de las llantas de nemesio y la junta de la trócola.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion