Ficha

País

USA, UK

Año

2006

Título original

Fast food nation

Duración

116min

Dirección

Richard Linklater

Guión

Richard Linklater, Eric Schlosser

Reparto

Greg Kinnear, Luis Guzmán, Ana Claudia Talancón, Catalina Sandino Moreno, Wilmer Valderrama

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Fast food nation
Autor: malabesta
Fecha: 13/07/2007.
Póster Fast food nation

Fast food nation

Digerido por malabesta

"Fast food nation" es lo más cerca que estarán muchos de una lección de catecismo. Richard Linklater nos muestra como, literalmente, las compañías de comida basura contaminan, explotan inmigrantes, rompen las leyes, son extremadamente crueles con los animales, le roban el futuro a los adolescentes y le echan mierda a la comida, también literalmente. Pero claro, todo ello con la fuerza que una película que es completamente de ficción tiene.

Basada en un libro de Eric Schlosser con el mismo título, un ensayo en el que se detallaban con pelos y señales -también con nombres y fechas- las prácticas de la industria de la comida rápida, "Fast food nation", en cambio, opta por contar una serie de acontecimientos en torno a una planta de procesado de carne ficticia que produce para una cadena de hamburgueserías también ficticia. Con un documental como los de Michael Moore uno puede estar de acuerdo o no, y si no lo está, puede razonar contra él e incluso demostrar dónde puede mentir o fallar, pues al fin y al cabo pretende retratar la realidad. Ver “Fast food nation”, en cambio, es como un sermón; hechos ficticios -que pueden o no tener algo de reales- con los que se nos muestra el camino, la verdad y la (libre de carne) vida.

Descontando lo desagradable que es que a uno le hablen desde un púlpito, la película en sí no vale para mucho. Don (Greg Kinnear), un ejecutivo de la cadena Mickey's que viaja a una de las plantas procesadoras en Colorado para investigar un posible problema de salubridad. A esta misma planta llegan, cruzando de manera ilegal la frontera, Sylvia, Raúl y Coco (Catalina Sandino Moreno, Wilmer Valderrama y Ana Claudia Talancón). Y por último Amber (Ashley Johnson) es una responsable adolescente que trabaja vendiendo hamburguesas en el Mickey's local. Inmigración, grandes corporaciones, adolescentes descontentos... “Fast food nation” es como el “Boom 13” del discurso alternativo.

Contrario a lo que pueda parecer, las tres historias en absoluto se entremezclan (más allá de la anécdota), y Linklater va saltando de una a otra como puede, lo que descoyunta por completo la película. Además, al tener que dividir el tiempo entre las tres, ninguna de ellas tiene un desarrollo demasiado claro, y no deja de dar la impresión de que muchas cosas pasan por que sí. De un plano a otro los inmigrantes están perfectamente integrados, Don desaparece completamente de la película o Amber ha entrado a formar parte de un grupo estudiantil de protesta porque se los encontró en una fiesta.

Tiene ciertos momentos interesantes; Amber y sus amigos deciden entrar en acción saboteando a los ganaderos, y para ello pretenden abrir los rediles de las vacas, liberándolas y creando el caos. Pero cuando lo hacen, se dan cuenta de que las reses llevan tanto tiempo allí que no quieren salir. Lo que podría haber sido una interesante analogía se va al cuerno cuando los estudiantes se pasan media hora hablando sobre el hecho y explicándolo bien, por si acaso alguien entre el público había salido al baño y se había perdido lo bueno.

Todos los protagonistas resultan convincentes, salvo quizá si uno se pone quisquilloso con el español de alguno de los hispanos oriundos de EEUU, como Wilmer Valderrama. Detrás de ellos hay una auténtica miríada de actores y famosos, como Bruce Willies, Avril Lavigne, Luis Guzmán, Kris Kristofferson, Ethan Hawke o Patricia Arquette, en papeles secundarios de mayor o menor gracia y entidad.

En fin, una decepcionante película, moralista de la peor calaña, sólo recomendada para padres que quieran sentirse mal un rato, prometer no llevar nunca más a sus hijos a McDonald's y luego volver en su todo terreno urbano, felices y concienciados, a casa.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion