Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Fred Claus

Duración

116min

Dirección

David Dobkin

Guión

Dan Fogelman

Reparto

Vince Vaughn, Paul Giamatti, Miranda Richardson, John Michael Higgins, Kevin Spacey

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus
Autor: malabesta
Fecha: 13/12/2007.
Póster Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus

Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus

Digerido por malabesta

Con la llegada de la Navidad, se vuelven a repetir las tradiciones anuales: el turrón, los regalos, las inocentadas del 28, la tía Camila que te sigue pellizcando las mejillas y esa tasa de suicidios que siempre aumenta por estas fechas. Después de haber visto “Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus”, no me extraña.

Para empezar, ¿desde cuando Santa Claus se apellida Claus? Y es más; si son hermanos ¿Era necesario poner los dos apellidos en el título? ¿Tenían miedo de que la gente pudiera pensar que Fred Claus era el hermano de San Cristóbal o San Jose María y no entrase al cine? Yo es que esto de los santos veo que los anglosajones no lo terminan de tener claro. Nicolas (Paul Giamatti) es un niño bonachón, bienintencionado y algo patoso que siempre deja en evidencia a su hermano mayor Fred (Vince Vaughn). Cuando adulto alcanza la santidad, como quien aprueba una promoción interna, se convierte en Santa Claus, consiguiendo todos los beneficios que el llevar aureola tiene. Principalmente la inmortalidad para su familia: padres, hermanos y -atención- esposa, además de un negocio en el Polo Norte, del que viven él y un montón de elfos. Negocio que Clyde Northcut (Kevin Spacey) quiere cerrar.

Fred, que lleva muy mal lo de ser el hermano que es. No se sabe si es por lo de las latas de Coca-Cola, por ser un invento comercial capitalista, pero el caso es que es un individuo que odia la Navidad, y suponemos que también “Qué bello es vivir”. Pero como era de esperar, tendrá que ayudar a su hermano a salvar el negocio, la Navidad, a los niños, comprenderá el valor de la amistad, enseñará a San Nicolás a relajarse y todas las lecciones que se le puedan ocurrir a usted y no hayan pasado ya por los Teletubbies.

Uno podría esperar que Paul Giamatti o Spacey le diesen algo a “Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus”. Será cosa del ponche, pero la verdad es que podría ser el punto más bajo de las carreras de ambos.
Sinceramente, no hay por dónde cogerla. El humor, como suele ser habitual en estas comedietas, se basa por un lado en la vis cómica de sus protagonistas y en el más puro slasptik: gente dándose golpes. En este caso estamos hablando de Vince Vaughn, que tiene la comicidad de un torno de dentista, y aún encima se pasa media película bailando, como si fuese Will Smith. Y no lo es. El humor físico es tan poco original y está tan pobremente rodado que las escenas con caídas y golpes están acompañadas de los efectos sonoros típicos de los vídeos caseros de bebés quedándose dormidos o perros mordiendo a su dueño en la entrepierna.

Si bien Vince Vaughn más o menos hace en ésta lo que hace siempre, uno podría esperar que Paul Giamatti o Spacey le diesen algo a “Fred Claus, el hermano gamberro de Santa Claus”. Será cosa del ponche, pero la verdad es que podría ser el punto más bajo de las carreras de ambos, y no me extrañaría que algún que otro Razzie -bien merecido- les cayese encima. Desde luego los productores de la película debían tener una chequera de las buenas, porque hasta Rachel Weisz aparece por ahí.

En fin, un espanto. Recomendada para los Reyes Magos, que con esto del calentamiento global tendrán que encontrar un sustituto al carbón.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion