Ficha

País

España

Año

2008

Título original

Los girasoles ciegos

Duración

98min

Dirección

José Luis Cuerda

Guión

José Luis Cuerda, Rafael Azcona

Reparto

Maribel Verdú, Javier Cámara, Raúl Arévalo, Roger Príncep, José Ángel Egido, Martín Rivas

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los girasoles ciegos
Autor: farrell
Fecha: 02/09/2008.
Póster Los girasoles ciegos

Los girasoles ciegos

Digerido por farrell

Los que piensen que esta es simplemente otra película sobre la Guerra Civil española se equivocan. Esta película trata de la posguerra de la Guerra Civil española, que es muy diferente… Por supuesto, se dice mucho la expresión “rojos de mierda”, salen sotanas, soldados, represión por un tubo y tralarí tralará pero José Luis Cuerda, que es muy cuco y le gusta hacer historias de personas humanas, tampoco se mete mucho en camisas de once varas y le basta poner un par de “Cara al Sol” cantados por curas y niños.

El título de “Los girasoles ciegos” alude, aparte de a la novela de la que nace el guión, a una supuesta cita bíblica que encierra una valiosa metáfora sobre lo importante que es creer que siempre hay un a luz al final del túnel aunque por ahora no la veas. Es decir, esta historia va de personajes perdidos intentando encontrar esa luz como lo intentan los girasoles ciegos en busca del sol. La película se mueve en un nivel de emotividad más que notable y algo que desde luego Cuerda ha conseguido es que en su historia se siente claramente cómo todos están en suspenso, esperando que algo o alguien active el resorte que les haga seguir con sus vidas, desde el padre encerrado en casa por su pasado rojo hasta el diácono ultrafranquista que intenta luchar contra su falta de vocación. Lo malo es que esa suspensión va a afectar también a los espectadores que vayan a verla.

“Los girasoles ciegos” no es una mala película, no se crean, es simplemente una película innecesaria e intrascendente. Casi parece que lo hemos visto todo de esa época, así que hace falta un director con mucho genio para llevar una historia de este tipo a conformar una buena película. No es el caso.

Es en el envoltorio, también, donde esta historia falla. El guión es mediocre y los clímax de la película vienen más dados por la solvencia del reparto (Javier Cámara y un poco la Verdú) que porque realmente se diga nada interesante o que no hayamos oído antes. La represión franquista, sobre todo en la posguerra, fue horrible, pero eso por sí solo no funciona en una verdadera historia de personajes. Es también destacable el hecho de que el diácono Salvador, catalizador de la historia en la medida en que será el que provoque el desmoronamiento de la familia, sea un personaje tan sumamente desagradable: en algo en lo que el director se ha pasado de vueltas es en haber caracterizado al cura como un personaje ciertamente demoníaco, lo que al final, en vez de ayudarlo, le resta credibilidad. El apartado técnico, pues de película española, ya me entienden. No está mal, pero se ve bastante cartón piedra por ahí.

En cuanto al nivel interpretativo, pues bastante desigual, desde el incómodo personaje de Raúl Arévalo (incómodo porque se ve que le han cortado mal la sotana, no por otra cosa) hasta el siempre efectivo Javier Cámara, pasando por Maribel Verdú haciendo de Maribel Verdú, juzguen ustedes si esto es bueno o malo. El niño de la historia, Roger Príncep, no está nada mal tampoco y nos brinda muchos de los pocos momentos de auténtico sentimiento de la película. A destacar también el trabajo del secundario Martín Rivas, sin duda unos de los peores actores de la historia del cine.

Recomendada para los que les gusten las películas de lo cruda que fue la posguerra. La española, digo.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion