Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Bride wars

Duración

89min

Dirección

Gary Winick

Guión

Greg DePaul, Casey Wilson, June Diane Raphael

Reparto

Kate Hudson, Anne Hathaway, Candice Bergen, Steve Howey, Chris Pratt, Kristen Johnston

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Guerra de novias
Autor: farrell
Fecha: 24/02/2009.
Póster Guerra de novias

Guerra de novias

Digerido por farrell

Liv (Kate Hudson) y Emma (Anne Hathaway) son dos amigas que desde niñas comparten un sueño: tener la boda perfecta, en junio y en el hotel Plaza de Nueva York. Todo parece ir como la seda cuando se prometen (cada una con su hombre correspondiente) a la vez, hasta que un desafortunado error hará que una de ellas tenga que renunciar a su gran día.

“Guerra de novias” es una película ligera e intrascendente. Vale, bien. Supongo que nadie se esperará algo estilo Jane Campion cuando vaya a verla. Pero es que además es aburrida y eso, señoras y señores, eso sí que no, que el cine es entretenimiento y para aburrirse ya están las películas que ganas festivales y que, por lo menos, te hacen parecer que tienes cultura.

La cosa no empieza mal, con un prólogo que sitúa al espectador en la típica trama de comedia de amistad del nuevo milenio, con su pizca de amigas para siempre, su poquito de moda y estilo y su mucho de querer presentar a dos mujeres fuertes e independientes aunque, eso sí, totalmente superficiales. El problema es que cuando ya el espectador se ha asentado, hemos conocido a los personajes, hemos visto planos de Nueva York desde un helicóptero y nos hemos dado cuenta de que es lo mismo de siempre, la película termina. Así como se lo cuento. No hay nada más. La trama se esfuma, el conflicto de las protagonistas no avanza en una hora de metraje y hasta la narradora, la organizadora de bodas que desencadena el drama de estas dos y que se supone va a pintar algo, aparece y desaparece no se sabe muy bien por qué. Moraleja: no vayan a verla porque no aprenderán nada, no pensarán más que en qué otra cosa podrían estar haciendo y, en resumen, se aburrirán.

Si hay algo positivo que comparten todas las películas rodadas en Manhattan es, cómo no, el propio Manhattan, aunque en este caso podrían haber tirado más de ciudad (hay escenas “paseo con mi bolso de marca en ristre mientras el pop me acompaña” suficientes para eso) y menos de momentos que se supone sirven para esbozar rasgos de las dos protagonistas (¿cuántas veces tenemos que ver a la rubia comiendo bombones para saber que su problema era que estaba gorda en el instituto?) y que resultan, voy a ser correcto, por lo menos cansinos.

Anne Hathaway es feucha, no tiene estilo y es una actriz mediocre pero aún así tiene eso que algunos llaman “ángel” y queda resultona en las películas que hace. Ésta no es una excepción. Kate Hudson, por desgracia, quiere ser su madre (esto va incluyendo su querencia por la cirugía estética) pero no tiene ni la gracia ni el encanto de Goldie, así que la otra le gana por la mano. A maldad quedan empatadas, pero la morena les caerá mucho mejor que la otra que, además, ha tenido que meterle ahí un trauma a su personaje que si no no se quedaba contenta…

En fin, que es mejor que esperen a que la estrenen un fin de semana, que los domingos por la tarde “no echan nada” y les arreglará un poco la jornada antes de sacar a pasear al perro.

Recomendada para las que estén preparando su boda. No haga eso, mujer, que la amistad es muy bonita.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion