Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Vacancy

Duración

85min

Dirección

Nimrod Antal

Guión

Mark L. Smith

Reparto

Luke Wilson, Kate Beckinsale, Frank Whaley, Ethan Embry

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Habitación sin salida
Autor: malabesta
Fecha: 27/11/2007.
Póster Habitación sin salida

Habitación sin salida

Digerido por malabesta

Si algo hay que destacar “Vacancy” es la novedad que supone, en los tiempos que corren, que una película de este jaez se decante por una aproximación más psicológica al terror (o al miedo, o al sustito, dependiendo de lo impresionable que sea usted), en lugar del habitual medir los sobresaltos por decibelios o en kilo-canal de casquería.

Seré breve; “Vacancy” se disfruta mejor sin saber mucho de su historia. Los Fox (Luke Wilson y Kate Beckinsale) son un matrimonio en crisis que se acaba de perder en una de esas largas y abandonadas carreteras regionales americanas, que a alguien siempre le parecen una alternativa mejor a seguir tranquilamente por la autopista, con sus numerosos coches y abundantes zonas de reposo. Cuando su coche empieza a dar problemas, se ven forzados a pasar una noche en un motel barato, en el que se da la casualidad de que hay un montón de gente que desea matarlos.

“Vacancy” tarda bastante en arrancar. El motel en cuestión está realmente apartado de la civilización, y el espectador poco menos que tiene que sufrir el viaje hasta allí minuto a minuto, instantes que la presentación de personajes (conjunto limitado a dos, marido y mujer) no consigue llenar. Una vez que los Fox están en su habitación, y se dan cuenta de que más que instalados están atrapados, remonta bastante y aunque no es una gran obra del suspense sí se sabe mantener interesante la hora, más o menos, restante.

El hecho de que los protagonistas -al igual que el público- estén encerrados en una habitación fomenta la tensión y la claustrofobia, pero la película pierde un poco el norte y rápidamente manda a Luke y a Kate de aventuras por estancias misteriosas, túneles en penumbra y sótanos inhóspitos, escenarios más propios de Indiana Jones o de un sábado noche que de una película de terror (o al menos de suspense). También a medida que se acerca el final, la historia comienza a cojear; hay algún que otro agujerillo necesario, pero muy mal tapado, para que la cosa termina como lo hace y además se vuelve a introducir en la trama la relación sentimental de los protagonistas, que francamente, ponerse a discutir si él deja la tapa del baño subida o si ella nunca cierra la pasta de dientes mientras se huye de encapuchados asesinos no parece de recibo.

Nimrod Antal en la dirección se ve un poco desesperado por impresionar al público. No a través de enseñarle a los protagonistas por dentro, que “Vacancy” no parece requerir muestras de violencia frontal y gratuita, sino colocándolos en las sittuaciones más enrevesadas posibles, lo cual muchas veces llega a resultar algo increíble.

Tanto el otro Wilson como Kate Beckinsale resuelven de sobra sus papeles. No son los habituales en sus respectivas carreras, pero merced a que se pasan gran parte del tiempo corriendo, escondidos o atizándose con cosas cortantes en la mano, tampoco es que tengan mucho requerimiento dramático. Especialmente el de Kate, enésimo ejemplo -salvo en los minutos finales- de mujer florero, cuyo principal trabajo en la película es decirle a su marido repetidamente “no salgas”, “no me dejes sola” y variantes.

En fin, una película que se deja ver con bastante facilidad. Recomendada para los que crean que encontrar una cucaracha es lo peor que puede pasar en un hotel.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion