Ficha

País

UK, USA

Año

2007

Título original

Harry Potter and the Order of the Phoenix

Duración

138min

Dirección

David Yates

Guión

Michael Goldenberg

Reparto

Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Alan Rickman, Gary Oldman, Imelda Staunton

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Harry Potter y la Orden del Fénix
Autor: malabesta
Fecha: 11/07/2007.
Póster Harry Potter y la Orden del Fénix

Harry Potter y la Orden del Fénix

Digerido por malabesta

Parece que a medida que pasan las entregas y el personaje de Harry Potter se va haciendo mayor, se espera que sus fans sigan el mismo proceso, por lo que las sucesivas películas van volviéndose cada vez más oscuras -el eufemismo más de moda para deprimente- y pretenden tratar temas más adultos, aunque sospecho que el primer afeitado de Potter no lo veremos hasta al menos la siguiente entrega.

“Harry Potter y la Orden del Fénix” nos muestra a un Potter que ya casi puede beber en los pubs, y que como buen adolescente tiene problemas aceptándose a sí mismo, dificultad para encontrar su lugar en el mundo y líos de faldas. La trama de la película descansa sobre el personaje de Dolores Umbridge (Imelda Staunton), secuaz del ministro de magia, Cornelius Fudge (Robert Hardy). Cornelius es una especie de ciudadano Kane pero con palomas en la chistera; controla la prensa y la política, y cree que Harry y Dumbledore (Michael Gambon), el director de la escuela, son una amenaza para el status quo con su continua cantinela anunciando la llegada de Voldemort, el Señor Oscuro (Ralph Fiennes). Gracias a Dolores, que irá escalando puestos y alcanzando más poder dentro de Hogwarts, y a las continuas campañas de descrédito que los periódicos lanzan contra Potter y Dumbledore, el Ministerio pretende convencer a todo el mundo de que no pasa nada y todo va bien.

Evidentemente, a pesar de que los toca, “Harry Potter y la Orden del Fénix” no se detiene mucho en debatir sobre temas como el papel de la prensa o la necesidad de intervenir a tiempo contra ciertos individuos potencialmente peligrosos. Parece ser que el libro sobre el que se basa la película es uno de los más largos, y comprimir tal cantidad de páginas en dos horas largas de metraje requiere lo que le pasa a casi todas las anteriores entregas: si usted no se ha leído el original, no se enterará de la mitad.

Michael Goldenberg, guionista de la película, poco tenía que hacer. La saga de Potter cada vez se parece más a una serie de televisión, en la que hay ciertas tramas (muchas) que evolucionan a lo largo de todos los capítulos. Así que en gran parte, “Harry Potter y la Orden del Fénix” se limita a seguir con lo planteado por sus predecesoras; junto con la necesidad de mantener cierta fidelidad respecto a la obra escrita, no dejan demasiada capacidad de maniobra creativa. Aún así, se cuelan por ahí algunos resquicios de originalidad, casi siempre en forma de diálogos, que harán sonreír a más de un padre acompañante.

La dirección de David Yates, hombre curtido en la tele, es por lo tanto bastante apropiada al carácter serial de “Harry Potter y la Orden del Fénix”, y no le tiembla la mano a la hora de dar cuenta de las escasas escenas de acción de la película, que resultan bastante agradables de ver.

La miríada de actores, muchos para nombrarlos por separado, cumplen de diversa manera. Los tres niños protagonistas, ya curtidos en los papeles, parecen un poco acartonados y artificiales. Destacan en cambio Maggie Smith, con un papel muy apropiado para su lucimiento, Alan Rickman, excelente a pesar de que no mueve una ceja y -creí que nunca diría ésto- Gary Oldman. En el ambiente de las películas de Potter y con el trasfondo que el personaje de Sirius Black tiene, Oldman resulta tremendamente convincente. En cambio, del otro lado de la balanza destaca especialmente Helena Bonham Carter, que parece que actúa al doble de velocidad que el resto de los intérpretes, terminando por parecer más que una bruja malvada una pordiosera loca.

En fin, entretenimiento sólo para iniciados. Recomendada para los que ya sepan qué va a pasar.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion