Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

License to wed

Duración

90min

Dirección

Ken Kwapis

Guión

Kim Barker, Tim Rasmussen, Vince Di Meglio

Reparto

Robin Williams, Mandy Moore, John Krasinski, Eric Christian Olsen, Christine Taylor, Josh Flitter (

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hasta que el cura nos separe
Autor: bronte
Fecha: 10/08/2007.
Póster Hasta que el cura nos separe

Hasta que el cura nos separe

Digerido por bronte

Hay una cosa de los anglosajones que es justo sea reconocida. Hacen humor de cualquier cosa y tienen el talento de poner lo que sea patas arriba sin que nadie se pueda sentir ofendido. Algo así pasa con "Hasta que el cura nos separe". No es probable que haya ni un sólo católico en el mundo que se pueda sentir molesto por esta película pese a presentar a un cura un tanto heterodoxo, que sin ser un pedófilo, no duda en trampear, espiar y preguntar a las novias qué es lo que les gusta en la cama.

"Hasta que el cura nos separe" es una comedia romántica que sigue al dedillo el esquema de se conocen-se quieren-se enfadan-se reconcilian. La gran novedad es que el elemento perturbador es un cura con lo espinoso que puede llegar a ser el tema. Sadie y Ben quieren casarse en San Agustín, pero el párroco, el Reverendo Frank, pone como condición indispensable que pasen el cursillo prematrimonial. Aquí esto es lo de siempre, pero allí en USA les sonará ciertamente a sánscrito y no han dudado en sacar punta a algo tan pintoresco.

La película, con ser ultraconvencional, sorprende un poquito gratamente en las ocasiones en que roza el absurdo. No hay ningún tipo de reparo con el desarrollo del personaje del cura, y aunque siempre respetuosamente, lo muestran haciendo las más peregrinas cosas. Las pruebas para la pareja consisten en las típicas de comunicación y respeto y solución de problemas y etc., etc., pero todo muy pasado de rosca, y aún así bien compensado y con consideración hacia la fórmula. Lo mejor de todo, cierto humor de fondo, al estilo Ibáñez, en una esquina de la viñeta, que es sin lugar a dudas el "platito" fuerte de la película. Un ejemplo: en un avión hacia Jamaica se oye decir a la azafata algo como "ya fumarán al aterrizar en Jamaica".

Robin Williams mantiene su personaje aunque en esta ocasión el director, Ken Kwapis, le ata corto y se agradece. Su ayudante es un niño de trece años de una asociación llamada "Sacerdotes para el futuro", que aporta cierta gracia al conjunto, como asistente de espía. La trama romántica está sustentada por Mandy Moore, que algo de ángel tiene y por John Krasinski, que aunque no es un cómico de raza luce sus momentos. En todo caso, esta segunda trama es "bonita", y llena a una o uno de buenos sentimientos de compromiso, de intimidad, de resistencia ante las adversidades, y de todo eso que se supone que es un enlace de por vida.

Por esta razón se ha criticado mucho esta película con tachas de moralista y carca. Pero son estas críticas incomprensibles, porque si la gente no se casara con esa idea de "toda la vida" y de apoyo incondicional, sería bastante tonto asumir esa responsabilidad. Y no se casaría nadie, que los divorcios están caros. La película, llena de buenas intenciones, tiene algún que otro buen gag, y sobre todo crea una buena sensación en el espectador, que eso nunca viene mal.

Recomendada para próximos a esposarse.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion