Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Hellboy II: The Golden Army

Duración

120min

Dirección

Gillermo del Toro

Guión

Gillermo del Toro

Reparto

Ron Perlman, Selma Blair, Doug Jones, Luke Goss, Jeffrey Tambor, Anna Walton

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hellboy II: El Ejército Dorado
Autor: malabesta
Fecha: 28/08/2008.
Póster Hellboy II: El Ejército Dorado

Hellboy II: El Ejército Dorado

Digerido por malabesta

En su primera película tras la exitosa "El laberinto del fauno", del Toro nos demuestra que, al igual que muchos otros directores, a veces demasiada libertad no es una cosa buena.

Esta vez Hellboy (Ron Perlman) y sus compañeros del BPRD (Bureau for Paranormal Research and Defense) han de enfrentarse al príncipe Nuada (Luke Goss), que pretende despertar a un terrible ejército mecánico con el que declarar la guerra a los humanos. Por si no fuera poco, el cornudo también tiene que lidiar con sus problemas con Liz (Selma Blair), que no se adapta muy bien a la vida en pareja.

Aunque es una digna sucesora de "Hellboy", esta segunda parte se aleja un poco más que aquella del material original, y pierde parte de su encanto en el proceso. Los recomendables tebeos de Mike Mignola tienen gran parte de su encanto (al menos para mí) en la excelente mezcla de los más diversos seres mitológicos (de Anubis a la Baba Yaga rusa) con personajes y lugares reales (los nazis, Santo Domingo o -de manera velada- la Catedral de Santiago) y todo ello sumergido en un ambiente muy Lovecraft (los Ugru Jahad de la primera entrega tienen pinta de ser del mismo pueblo que Cthuhlu); un mundo en el que Hellboy es una especie de John McClane que lucha contra las fuerzas del más allá, con sus chistes y sus one-liners pero sin dejar de ser nunca una personaje dramático (entre otras cosas porque puede destruir el mundo, y tal).

Mientras que la anterior conservaba gran parte de estos elementos, en "Hellboy II: El Ejército Dorado" se difuminan bastante, dejando una película de aventuras en su mayor parte entretenida pero carente de la personalidad que se le supone. Para empezar del Toro abandona los "localismos" para poner a Hellboy en medio de una mitología genérica; por muy bonito que sean los elfos de esta película, tiene mucha más gracia ver a Rasputín aliado con los nazis, qué quieren que les diga. El pollo nos gusta a todos, pero los percebes siguen siendo percebes. De esta manera no sólo se convierte un producto un poco más comercial -no hace falta saber nada de historia, por ejemplo- sino que a la vez le da más libertad creativa; del Toro ya es como Tim Burton, "tiene un universo muy personal".

El BPRD se ha convertido en una especie de sucursal de los "Men in black" dirigida por un atajo de burócratas inútiles, y hasta si me preguntan, les diré que Hellboy parece mucho más pequeño que en la anterior.
El tono de la película tampoco parece más acertado. Cierto es que en todas sus encarnaciones el protagonista siempre ha tenido su punto de ironía, pero no se trata de un antihéroe. "Hellboy II: El Ejército Dorado" busca demasiado a menudo la risa, y termina recordando más que nada a una comedia de aventuras, una especie de Indiana Jones con mucho maquillaje. El BPRD se ha convertido en una especie de sucursal de los "Men in black" dirigida por un atajo de burócratas inútiles, y hasta si me preguntan, les diré que Hellboy parece mucho más pequeño que en la anterior.


A su favor tiene un aumento de presupuesto con el que el amigo Guillermo ha montado unos efectos especiales bastante apañaditos, a los que le saca mucho jugo en las numerosas luchas que perlan la historia. Sin duda son lo mejor de la película, aunque viendo como evoluciona se podría esperar algo más del conflicto final, que se resuelve un poco aprisa.

Ron Perlman sigue llenando bastante bien el traje rojo, y además de estar acompañado por el fiel Doug Jones, en esta ocasión del Toro recupera a Luke Goss (con el que había trabajado en "Blade 2"). Él es el príncipe Nuada, el malo de turno, y resulta ser un personaje bastante atractivo. Y atención porque en una vida anterior, Goss no ni más ni menos que ¡uno de los Bros! Las vueltas que da la vida.

En fin, una película entretenida, que sin dejar mal sabor de boca quizá decepcione a los fans de la versión de papel. Recomendada para seguidores de la roja en periodo vacacional.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion