Ficha

País

UK

Año

1987

Título original

Hellraiser

Duración

94min

Dirección

Clive Barker

Guión

Clive Barker

Reparto

Andrew Robinson,Clare Higgins, Ashley Laurence, Sean Chapman, Oliver Smith

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hellraiser
Autor: malabesta
Fecha: 06/07/2007.
Póster Hellraiser

Hellraiser

Digerido por malabesta

En una época en la que ya Jason, Freddy, Leatherface y demás panda corrían por ahí, “Hellraiser” fue una aproximación un poco más seria al género, lo que le valió que sus no pocos seguidores obviasen el hecho de que estaba hecha con unas calderillas (un millón de dólares) y con un reparto limitado en más de un sentido. Merced a la fiebre, la película de Clive Barker también verá en un futuro cercano un remake americano, eso sí, escrito por él mismo.

Barker tenía ya bastante éxito como escritor de terror, y tras ver cómo las adaptaciones de dos de sus libros le disgustaban, se lió la manta a la cabeza y en 1987 decidió dirigir “Hellraiser”, sobre un guión que él mismo había escrito, basado en uno de sus relatos (“The hellbound heart”). Aunque pasó a la historia por uno de sus personajes, cariñosamente conocido como Pinhead, está muy lejos de ser un slasher como los que dominaron la época. De hecho, el cenobita de la cabeza estilo Bricomanía no debe ocupar más de diez minutos de metraje, no juega un papel fundamental en la trama y ni siquiera tenía nombre propio.

“Hellraiser” tampoco es demasiado terrorífica. Estaría más cerca hoy en día de un thriller sobrenatural, muy pasado de vueltas, eso sí. La interesante historia cuenta cómo Julia (Clare Higgins) se encuentra en el desván de su nueva casa el cadáver animado de su antiguo amante Frank (Sean Chapman), que además es su cuñado. Éste ha escapado del infierno, en el que estaba atrapado tras hacer un trato con los cenobitas, un lúgubre grupo de torturadores sadomasoquistas. Para que Frank recupere su forma humana, Julia ha de alimentarlo con víctimas humanas, hombres que seduce y se lleva a casa.

El hecho de que la sexualidad de Julia esté regida por un personaje horrible que ha de vivir escondido en el ático puede que sea una sublimación de la situación personal de Barker, homosexual que por aquel entonces no había salido aún del armario. No obstante, los personajes principales de “Hellraiser” son dos mujeres, Julia y su hijastra Kirsty (Ashley Laurence), y sobre ellas recae casi la totalidad de la trama. Los hombres de la película o bien son horribles monstruos o alfeñiques como el marido de Julia (Andrew Robinson). Como una de Almodóvar, vamos.

Esta relación entre Julia y su zombie es mucho más interesante que las apariciones y significado de Pinhead y sus compinches, por mucho que estos representen la unión de placer y dolor y qué se yo. Sin duda han perdurado en gran parte porque eran muy atractivos visualmente y por la potencialidad que tenían para las secuelas, que terminaron por convertirlos en algo mucho más parecido a Freddy y Jason.

Como director, Barker es mucho peor que como guionista/escritor, y la película podría funcionar bastante mejor en las manos de alguien con más pericia. Además, sufre mucho debido a su exiguo presupuesto, que incluso parece que llegó a dictar cómo sería el final de “Hellraiser”, probablemente su parte más floja.

El reparto de la película es bastante mediocre. En general todos actúan de una manera artificial, que quizá los chorretones de sangre y vísceras que Barker les echa por encima ayudan un poco a disimular. Ashley Laurence, que interpreta al único personaje positivo de la película, se la pasa gritando y corriendo, como corresponde a toda damisela perseguida por asesinos.

En fin, una película de culto, recomendada principalmente para aquellos que ya la han visto.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion