Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Infamous

Duración

117min

Dirección

Douglas McGrath

Guión

Douglas McGrath

Reparto

Toby Jones, Sandra Bullock, Sigourney Weaver, Daniel Craig, Hope Davis, Gwyneth Paltrow, Isabella Rossellini

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Historia de un crimen
Autor: bronte
Fecha: 09/05/2007.
Póster Historia de un crimen

Historia de un crimen

Digerido por bronte

Y aquí llega la nueva versión sobre cómo Truman Capote gestó su "A sangre fría" después de "Capote", película y crítica a las que les refiero sí quieren tener cumplida información sobre la peripecia real. Al parecer este "Historia de un crimen" quiere ser un retrato más intenso sobre el novelista, y menos sobre el pasaje real. Pero lo cierto es que igualmente se basa en el viaje del escritor al pequeño pueblo en el que tuvo lugar la masacre, y de la misma manera se centra en la relación de Capote con los dos asesinos a los que interrogó a fondo para escribir el relato "que cambió el periodismo". Para acentuar esta intención inicial, la película se ve trufada por "entrevistas" de todos aquellos que conocieron a Capote en vida, describiendo su personalidad, a la manera que hace el libro en que se basa esta cinta.

Los que conozcan la historia de antemano sabrán que más que interesarles los dos criminales por igual, Capote le echó más bien el ojo a Perry Smith, que al parecer "tenía alma de artista". Es por ello que la película se aplica con tesón en reflejar la relación de ambos no disimulando cierta tendencia homosexual platónica. Desde luego, una conexión hubo ante ambos cuando Perry nombró a Capote su heredero universal, y le eligió para estar presente en el momento de su muerte en la horca.

La película sabe ir cambiando su tonalidad a menudo que Capote se introduce más y más en el mundo de los dos asesinos. De ser presentado rodeado de glamour y amigas de la "beautiful people", hasta su traslado a la pequeña comunidad donde obviamente las puertas no se le abren muy fácilmente por su condición de cotilla oficial, casi con rulos. "Historia de un crimen" sabe aprovechar la llamativa personalidad del escritor para mostrar su ingenio, su genio, y su pluma, que también la tenía (por cierto, quien lo quiera ver en persona siempre puede consultar "Un cadáver a los postres"), para mostrar un mundo jovial y frívolo, que sin embargo irá desapareciendo ante el horror del crimen cometido por Hickock y Smith.

Por supuesto, en el filme el espectador está expuesto al mismo proceso de empatía emocional que el propio Capote, quien se llegó a sentir muy atraído por Perry Smith. Pero con todo, o quizás por ser ese el objetivo esencial, no llega a haber una disección psicológica muy trabajada sobre la personalidad de semejante elemento. Una personalidad dividida, un asesino "a sangre fría" que se preocupaba de que sus próximas víctimas no tuvieran frío, que rechazaba la pornografía pero que amenaza con violar al propio Capote... En éstas se consume la película, con visitas a la cárcel y conversaciones con Nelle Harper Lee, amiga íntima del pequeño escritor y autora a su vez de "Matar a un ruiseñor", como ya se ha dicho hasta la saciedad. Y quizás la relación entre escritor y asesino sea lo menos conseguido en "Historia de un crimen".

Por supuesto, al final, con diferencia, nos encontramos con lo auténticamente reseñable del filme. Tanta insistencia en reflejar la relación humana establecida consigue que se haga un tanto insoportable todo el pasaje de los ahorcamientos. Ejecución que Capote vio en directo. Según la película, éste le pidió al asesino que pidiera disculpas antes de morir para "restaurar su humanidad" (gran línea del guión). Sin embargo, éste no lo hizo, limitándose a mascar su chicle, y una vez más asalta la de duda de por qué Capote intimó tanto con él. Duda que la película no logra responder, pese a que el asesino esté interpretado por Daniel Craig, aunque tampoco inolvidablemente. Por supuesto, Capote y su pluma supieron crear el personaje empatizable que seguramente Perry Smith nunca fue.

Quien llama la atención es Sandra Bullock en su papel como Nelle Harper Lee, no porque roce el paraíso interpretativo, sino por lo diferente del registro interpretativo con respecto a lo que nos tiene acostumbrados. Quien hace un trabajo muy a tener en cuenta es el protagonista, Toby Jones, quien no sólo se mimetiza perfectamente sino que sabe transmitir infinidad de matices y humanidad. Probablemente mucho más de lo que nunca hizo Capote en público. Viéndole en "El velo pintado" parece mentira que sea el mismo actor. Un ejemplo de versatilidad.

Una película que sin ser gloriosa, merece la pena ver. Recomendada para gente que se cartea con presos. Puntuacion