Ficha

País

Hong Kong, China

Año

2003

Título original

Mou gaan dou III: Jung gik mou gaan

Duración

118min

Dirección

Wai Keung Lay, Siu Fai Mak

Guión

Felix Chong, Siu Fai Mak

Reparto

Andy Lau, tony Leung, Anthony Wong, Eric Tsang, Kelly Chen, Leon Lai

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Infernal Affairs III
Autor: malabesta
Fecha: 25/05/2007.
Póster Infernal Affairs III

Infernal Affairs III

Digerido por malabesta

“Infernal Affairs III” cierra de manera definitiva, esperemos, la saga de “Infernal Affairs (Juego sucio)”, pues la calidad de las películas decrece a medida que aumenta el número que acompaña al título. Aunque recupera a Andy Lau y Tony Leung, esta tercera parte no pasa de ser una especie de potpourrí, como esos que hacen los herederos de cualquier escritor o músico famoso con las notas que tenía debajo de la cama. Al igual que estos, su intención es más contentar a la parroquia de fieles seguidores pareciéndose a la primera parte que ser una película autónoma de verdad.

La historia se centra en torno al inspector Lau (Andy Lau), que tras los eventos de “Infernal Affairs (Juego sucio)” se reintegra a la brigada de asuntos internos. Allí habrá de perseguir al último topo que las tríadas aún tienen dentro de la organización, que no es otro que él mismo. Además, habrá de lidiar con otro policía no menos sospechoso y además muy entrometido, el inspector Yeung (Leon Lai), y con sus remordimientos y las memorias del infiltrado Yan (Tony Leung), al que en cierto modo envidia, a pesar de que esté criando malvas.

El guión es increíblemente complicado, con una línea temporal por la que se puede adelantar. Principalmente se desarrolla alternando los momentos anteriores y simultáneos a “Infernal Affairs (Juego sucio)” con el presente de la película. Pero no sólo desde un punto de vista neutral, sino también a través de los ojos del propio Lau, que cuenta su versión de los hechos. Además, a medida que avanza la película comienza a perder la chaveta, con lo cual sus percepciones se desvían notablemente de la realidad. Para ayudar un poco a los espectadores, al menos en lo que al tiempo se refiere, la película está repleta de carteles que anuncian que la escena se desarrolla tantos meses antes de tal evento, etc. Nada en cambio indica cuándo estamos delante de una de las fantasías de Lau, con lo que es muy fácil perderse entre tanto traqueteo argumental. Algo así como “Akira”, pero sin payasos en moto.

Realmente “Infernal affairs III” se limita principalmente a rellenar los huecos que habían quedado en las otras dos películas, especialmente la primera, explicando con detenimiento los más pequeños detalles, como por ejemplo por qué Yan llevaba la mano vendada en “Infernal Affairs (Juego sucio)”. Todo esto no tiene mayor interés, y además entorpece el desarrollo de una trama propia; por supuesto también influye en que "Infernal Affairs III" dure casi media hora más que la primera parte, llegando a las dos horas, de lo que se resentirá el espectador.

La dirección de Wai Keung Lay y Siu Fai Mak, sencilla y muy efectiva en la primera parte, se pierde un poco en la complejidad de esta “Infernal affairs III”. Mientras que en los primeros minutos de la película se introduce de nuevo a los personajes y se refresca la historia de la saga, por si alguien se había olvidado, todo ello muy integrado en la película, de manera que a la vez que se nos refresca la memoria, la nueva historia va arrancando. Lástima que poco después de los créditos ya comience el baile temporal, y con él se vaya todo al garete.

Las tres películas de la saga fueron rodadas en sólo dos años, por lo que el nivel de las actuaciones es bastante constante. Andy Lau y Tony Leung bien como siempre, pero el nivel general se resiente un poco debido a la casi desaparición de los actores “senior”, Eric Tsang y Anthony Wong. Especialmente el primero, puesto que su interpretación del orondo mafioso Sam es probablemente lo mejor de la saga.

En fin, una película que no aspira a demasiado, y que tampoco consigue mucho. Recomendada para los que hayan visto las dos entregas anteriores tomando notas.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion