Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

The departed

Duración

152min

Dirección

Martin Scorsese

Guión

William Monahan

Reparto

Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson, Mark Wahlberg, Martin Sheen, Vera Farmiga

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Infiltrados
Autor: bronte
Fecha: 2006-10-27.
Póster Infiltrados

Infiltrados

Digerido por bronte

Hete aquí la voz de la visión inmaculada e impoluta. Como yo no he visto "Infernal Affairs" (porque ya bastante me consume el tiempo ver rollos como "Lost in traslation"), aseguro por mi honor que esta va a ser la crítica más virginal, que no la más pura, que encontrarán en esta página sobre "Infiltrados". "The Departed", o lo que viene a ser lo mismo "Los que han partido" o "Los ausentes" es la visión de Scorsese sobre la historia de un gánster con un topo en la policía, y la policía que le persigue con un topo infiltrado en la banda del gánster. Y ustedes se preguntarán: ¿a dónde nos lleva eso? Básicamente a ningún sitio. En esta película el mayor atractivo es el placer del cine por el cine, y olvídense de discursos políticos, filosóficos o metafísícos porque nada de eso hay en "Infiltrados". Salvo la última imagen de la película, pero convendrán conmigo en que eso no es suficiente para confeccionar una tesis doctoral.

Como buena película de Scorsese luce todas sus virtudes, y adolece de todos sus defectos. Entre sus virtudes se cuentan que nadie como el pequeño director de Queens sabe rodar la explosiones de violencia, con un acierto casi siempre magistral a la hora de confeccionar el audio para esas dentelladas de agresividad. En "Infiltrados" la violencia es el leitmotif fundamental en una historia en la que no sólo hay sangre y golpes, aunque siempre rodados seca y brevemente, sino sobre todo una violencia contenida en la propia historia por el riesgo sufrido constantemente por ambos topos. La clásica historia en la que el espectador aguanta todo el metraje bajo la presión del "¡ahora lo matan!", "¡ahora lo pillan!", "¡uy!", "¡ah!", y todas esas sensaciones tan desagradables y a la vez tan placenteras que se suelen buscar cuando se acude al cine.

El dominio absoluto de Scorsese a la hora de dosificar la tensión en las secuencias, se ve empañado por su cada vez más constante falta de habilidad a la hora de dosificar el ritmo global de la cinta. De esta manera en "Infiltrados" pasamos de partes buenas, a partes excelentes, y otra vez a partes sólo buenas. Lo malo es que las partes excelentes hacen que las partes buenas desmerezcan y parezcan menos buenas. Espero haberme explicado. De la misma manera, es capaz de arrancar interpretaciones magistrales de actores como Matt Damon, Leonardo DiCaprio o Mark Wahlberg, mientras que no es quien de atar corto a Jack Nicholson y permite que convierta su sanguinario personaje en un carácter con bastante menos intensidad de la que debería tener a fuerza de no observar ningún tipo de sentido común a la hora de crear a su ganster. ¡Qué diferencia con el Coronel Jessep de "Algunos hombres buenos"! Con Matt Damon sin embargo, fíjense, logra conseguir que un chico tan sanote se convierta en absolutamente repelente, y sin necesidad de escupir al tendido, simplemente dejándole ser un chico sanote, y con Leonardo DiCaprio, hace las maravillas a las que útlimamente nos tiene acostumbrados este joven actor lleno de talento. Personalmente creo que muy pocos intérpretes hubieran sido capaces de encarnar a ese chico bueno metido a matón, con tal seguridad y al mismo tiempo tal vulnerabilidad y angustia, provocando un desasosiego constante en el espectador. Por último, pero no menos importante, ahí está Mark Wahlberg, otro talento ultradesaprovechado en uno de esos papeles que podrían perfectamente eclipsar al resto. No sólo por una interpretación suelta, fluida y excelente, sino sobre todo por un guión que le ha reservado los mejores momentos.

Y es que el guión es de gran calidad, sobre todo gracias a su buena dosis de humor (sutil). Es una de esas piezas bien hechas en las que cada personaje tiene su razón de ser, que dosifica correctamente la información, y sobre todo que sabe dar a sus personajes unas líneas estupendas. La única que desmerece es Vera Farmiga, que es otra de esas actrices demasiado pendientes de salir encantadoras en plano. En cuando a la dirección, Scorsese confirma una vez más que le gusta impactar al público y lo hace con movimientos bruscos de cámara que sin embargo, logran dar un gran dinamismo a la secuencia, o con planificaciones dramáticas brillantes como los últimos minutos de Leonardo en pantalla. Es una película que juega constamente con la emocionalidad del espectador y que adopta una forma casi "punk" para dar una vuelta de tuerca más, al género de acción.

Un divertimento de lujo. Recomendada para los que cambian el filtro del café a tiros. Puntuacion