Ficha

País

USA

Año

2001

Título original

AI: Artificial intelligence

Duración

146min

Dirección

Steven Spielberg

Guión

Ian Watson, Steven Spielberg

Reparto

Haley Joel Osment, Frances O'Connor, Jude Law, Sam Robards, William Hurt

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Inteligencia artificial
Autor: malabesta
Fecha: 06/01/2007.
Póster Inteligencia artificial

Inteligencia artificial

Digerido por malabesta

Fruto de la inverosímil colaboración entre Stanley Kubrick y Steven Spielberg, directores que básicamente tienen en común la inicial de sus nombres, "Inteligencia artificial" supone la última película escrita por Spielberg (hasta la fecha) y la primera obra póstuma de Kubrick, lo que asegura que no habrá secuelas. Ni precuelas.

El gran debate que generó "Inteligencia artificial", más que en torno a su calidad, gira alrededor de saber de quién es responsabilidad qué parte de la película, a ver si esto se le ocurrió a Spielberg o si aquello fue idea de Kubrick. Sobre toda la producción flota un tono un tanto oscuro bastante alejado de lo que era normal en Spielberg por aquel entonces; pero el bueno de Steven parece que con el tiempo está dejando de ser tan bueno, y el infantilismo que muchos le achacaban a su visión del cine y la vida parece que está dando paso a una mirada un poco más sombría, sin que por ello dejen de achacarle cosas, no vaya a ser. Sobre Spielberg pesa una de las grandes maldiciones del séptimo arte: el éxito en taquilla. Y da igual la calidad y el talento que pueda tener, no faltará quien diga que sólo es otra película comercial, o que se aprovecha del dolor y la tragedia de otros, o como en este caso, que es todo idea de Kubrick.

Enclavada en lo que algunos llaman la "Trilogía del perseguido", formada a mayores por "Minority Report" y "Atrápame si puedes", caracterizada por la presencia de un protagonista que huye de la ley. En este caso se trata de David (Haley Joel Osment), un niño robot creado con una peculiaridad que ninguna otra máquina tiene: es capaz de sentir. Programado para amar por encima de todas las cosas a su madre Monica (Frances O'Connor), su presencia en el hogar entra en conflicto con la vuelta del hijo biológico de Monica, tras curarse de una grave enfermedad. En lugar de tirarlo por el retrete o desmantelarlo, Monica abandona a David, que intentando emular las andanzas de Pinocho, intenta encontrar al Hada Azul que lo convertirá en niño, y así poder ganar de nuevo el amor de su madre adoptiva.

"Inteligencia artificial" es un cuento bastante adulto. Se estructura en torno a un viaje que el protagonista emprende para completar una misión, en este caso la vuelta al hogar, pero que termina por enseñarle mucho más, concretamente su origen. Mientras en la mayoría de los cuentos estas enseñanzas son positivas y permiten que el protagonista vuelva a su mundo como un héroe/líder/salvador, en "Inteligencia artificial" son una pesada carga para David, que descubre como su sueño más profundo (dicha vuelta) es irrealizable, y que además él mismo no deja de ser un producto en serie. La película está llena de los arquetipos que pueblan dichos cuentos, tomando siempre como referencia el de Pinocho: el circo, el viejo sabio, el hada madrina, el maleante con corazón de oro y hasta el lobo malo. No falta tampoco el mágico final, que muchos han pretendido achacar como un error sentimentaloide de Spielberg, pero que además de ser idea original de Kubrick, es muy consecuente con la estructura de la película. Además de que el supuesto "final feliz" sólo es tal a primera vista, un análisis un poquito más profundo revela de que la cosa conlleva el aniquilamiento de la raza humana y la muerte de todos los seres queridos de David, lo cual así como muy feliz no es que parezca.

Toca además muchos de los temas recurrentes en la obra del director de "E. T., el extraterrestre". La recuperación de la familia, la búsqueda de la identidad, las naves espaciales molonas. Incluso está casi completamente rodada desde el punto de vista de un niño, mecánico eso sí, truco tanto narrativo como técnico habitual en Spielberg. Además, otro de los grandes pilares de la película es el tema de la segregación racial, la esclavitud y el desdén hacia otras razas (en este caso entre comillas). Retratada de manera mucho más cruel y descarnada que en ninguna de sus películas, se hace liviana a la mayoría de los espectadores porque permite el distanciamiento por tratarse de robots en este caso. No sólo son torturados de manera salvaje (tanto física como psicológicamente), los androides son tratados como ciudadanos de tercera en el mejor de los casos (Gigolo Joe es evidentemente inocente de asesinato, pero aún así es detenido puesto que es el "motivador" del asesinato), o como mercancía cuyo único valor es el del servicio que pueden prestar a su dueño.

Aunque a juzgar por su título y temática la película pueda tentar a pensar que discurre en torno a cuestiones sobre el mundo de la robótica, al estilo de Isaac Asimov, "Inteligencia artificial" usa a su protagonista robot para presentar cuestiones profundas sobre la condición humana y es así una cosa de mucho sentimiento. Lo que al fin y al cabo diferencia a David del resto de sus congéneres, creados por los mismos ingenieros a partir de los mismos materiales, son sus sentimientos.

A pesar de lo compleja que es la historia y de las múltiples lecturas que sin duda tiene, Spielberg parece heredar alguno de los defectillos de Kubrick, y consigue que la película se haga por momentos más larga que una extracción molar. Además, Haley Joel Osment, que es un actor sobresaliente, no termina de estar atinado en la película. Aunque tiene momentos excelentes, todos se producen en los momentos más dramáticos, cuando su personaje se comporta más como un humano que como un robot. El resto del tiempo tiene un aire de pretendida artificialidad e inocencia no demasiado convincente. Artificialidad que sin embargo Jude Law convierte en bandera de su personaje, un robot gigoló histérico y bailarín que alivia un poco el ambiente depresivo de toda la película.

En fin, un filme interesante que sin embargo, se hace difícil de tragar. Recomendada para los que no recuerdan aquello de "Él no lo haría".
Puntuacion