Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Keane

Duración

100min

Dirección

Lodge Kerrigan

Guión

Reparto

Damian Lewis, Abigail Breslin, Amy Ryan

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Keane
Autor: bronte
Fecha: 06/05/2007.
Póster Keane

Keane

Digerido por bronte

¿Qué se puede decir de "Keane" que suene sustancioso? Aún reconociéndole sus méritos, llega un momento en que ya no se sabe qué decir de este tipo de película. Si seguir buscándoles incansablemente la gracia o si empezar a soltar venablos por la boca. ¿Qué es "Keane"? "Keane" es una película independiente y supuestamente hiperrealista. Con esto quiero decir que si mañana escogieran al primer pertubado que se encontraran por la calle y le siguieran compulsivamente quizás se encontrarían con el mismo resultado.

Y, ¿qué diferencia hay entre seguir a un enfermo mental real por la calle y seguirle a través de una cámara al hombro? Pues que si no se está loco o loca es fácil deducir que el señor de la película no está loco, sino que es un actor. Y entonces se impone el comentario "pues qué bien hace de trastornado" o "no da el pego ni de broma". Por otra parte, seguir a un esquizofrénico por la calle aún tiene su suspense y su riesgo, porque existe la posibilidad de que se vuelva y te pegue un par de bofetadas que te dejen contento o contenta. Cosa que está garantizado al 100% que no va a pasar viendo la película. Y menos en esta película en la que la monocordia es la tónica

Si uno sigue a un enfermo mental por la calle y éste se mete a lavarse sus partes más innobles en el servicio de una estación de autobuses, cuando se haga cansino ver cómo se aplica los fregados, siempre se le puede dejar con la tarea e irse a comprar una revista al quiosco más cercano. En la película hay que aguantar el tiempo que el director quiera sacar al pobre hombre haciendo sus abluciones. Y bueno, es que así va la cosa. Hacemos ficción para perfeccionar la realidad. Por eso tenemos elipsis temporales, y prolepsis y analepsis y sabemos crear climax y anticlimax, y con ello buscamos una sofisticación formal que no existe en la naturaleza. Cuando un creador conscientemente renuncia a todo eso, y se obceca en el ideal platónico de que el arte tiene que imitar a la naturaleza miméticamente, nos encontramos cosas así. Una admira la capacidad de copia, pero acaba preguntándose dónde está la esencia estética de todo ello.

Como ya habrán podido deducir "Keane" cuenta la historia de un esquizofrénico que supuestamente ha perdido a su hija, que vagabundea por una poco visible Nueva York, que esnifa cocaína, práctica el sexo inseguro, de vez en cuando pega a alguna víctima que coge por ahí, y que finalmente acaba haciendo amistad con una madre soltera y con su hija de siete años. Pero todo ello muy naturalista, con planos muy cortos, y con la cabeza yéndosele a cada poco a Damian Lewis, que interpreta a ese hombre con el que todos nos hemos cruzado en la calle, pero al que muy pocos han seguido. La niña es Abigail Breslin, también conocida como Little Miss Sunshine, y que si saliera todos los días en el telediario, es posible que incrementara la natalidad en Occidente. Definitivamente el punto fuerte del filme.

Se comenta por ahí que "Keane" es una visión sobre el problema de las enfermedades mentales, la pobreza y todos esos abismos a los que no solemos acercarnos. No seré yo quien niegue esta afirmación. Más bien apostillaré que si se trata de eso, es desde una perspectiva emocional, porque no hay ningún discurso desarrollado al respecto. Así que todos aquellos con gran capacidad de empatía seguramente disfruten y sufran mucho con la historia de un hombre que sólo quería una familia, tipo Tristón, pero los amantes de la complejidad y la sofisticación formal se quedaran mustios y sin saber muy bien qué decir. Quizás sólo bostezarán.

Película muy independiente recomendada para fotocopiadores. Puntuacion