Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Lars and the real girl

Duración

106min

Dirección

Craig Gillespie

Guión

Nancy Oliver

Reparto

Ryan Gosling, Emily Mortimer, Paul Schneider, Patricia Clarkson, R.D. Reid, Kelli Garner

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Lars y una chica de verdad
Autor: malabesta
Fecha: 28/04/2008.
Póster Lars y una chica de verdad

Lars y una chica de verdad

Digerido por malabesta

"Lars y una chica de verdad" es una agradable y ligera comedia sobre una muñeca hinchable -de las que ya no se inflan- y el hombre que la compra. Parece mentira que haya sido dirigida el mismo año y por la misma persona que "Cuestión de pelotas (Mr. Woodcock)".

Lars (Ryan Gosling) es un agorafóbico, inestable, tímido, maniático y raro en general hombre rondando sus treinta que viven en el garaje de su hermano Gus (Paul Schneider). Incapaz de relacionarse con nadie, un buen día compra por internet una muñeca RealDoll llamada Bianca, a la que presenta a su familia como su nueva novia.

Ya resulta prácticamente imposible ver una película de Hollywood (por no decir de fuera) que haga un retrato como éste de lo que queda de la América de Frank Capra, un pequeño y agradable pueblo que se moviliza sin más para ayudar a uno de sus miembros con problemas, capaz de aceptar en su comunidad con la mayor de las naturalidades a inmigrantes, religiosos y gente que habla con muñecas de látex. Y en parte por ello la película le provoca cierta repulsión a ciertas personas, que esperan que todos los buenos personajes tengan sus esqueletos y traumas de fondo de armario.

Aunque ver "Lars y una chica de verdad" es una experiencia agradable, no es ni mucho menos perfecta. Al principio, sobre todo, a uno le cuesta coger el ritmo de la película, y en algunos momentos no termina de comprender los motivos de los personajes; yo sigo sin entender por qué un aparentemente puritano y retraído Lars decide, sin motivo alguno, pedir la dichosa Bianca. Una vez superados estos escollos, "Lars y una chica de verdad" se mueve bastante bien, presentando con cierta profundidad a todos los personajes principales, y haciendo interesante la vida de un protagonista que, reconozcámoslo, no es que vaya a rescatar el Nakatomi Plaza del asedio de unos terroristas.

Resulta de agradecer que Nancy Oliver (cuyo guión estuvo nominado al Oscar) nos haya ahorrado la esperable ristra de chistes groseros, verbales o de situación, relacionados con la "corrección anatómica" de la muñeca. Ya está bien de que todas las comedias intenten que se nos caiga el monóculo en la copa de champán del rubor y la sorpresa ante las insolencias en pantalla de la juventud de hoy en día.

Sin duda el plato fuerte es la actuación de Ryan Gosling, el primer miembro del Mickey Mouse Club (en el que tenía de compañeros a Christina Aguilera, Britney Spears o Justin Timberlake) en ser nominado al Oscar. De nuevo vuelve a demostrar que es un hombre con talento. Aunque Lars a veces resulta un poco afectado, con un catálogo de ticks que haría temblar de envidia (o más en su línea, retorcerse por el suelo) a Gary Oldman, Gosling le da el encanto que necesita para poder ser el protagonista de la película. Las escenas dramáticas las resuelve muy comedidamente, encajando muy bien en el realismo que comparte con el resto del reparto.

En fin, una agradable película, recomendada para gente que hable con el Sr. Calcetín.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion