Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Last Days

Duración

97min

Dirección

Gus Van Sant

Guión

Gus Van Sant

Reparto

Michael Pitt, Asia Argento, Lukas Haas, Nicole Vicius, Ricky Jay

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Last Days
Autor: malabesta
Fecha: 19/06/2007.
Póster Last Days

Last Days

Digerido por malabesta

Las películas de Gus Van Sant cada vez se alejan más del concepto de película. En “Last Days”, relato ficticio sobre los últimos días de vida de Kurt Cobain, refina las mañas que mostró en “Gerry” y “Elephant” -con las que esta película forma una trilogía sobre la muerte- y ofrece un relato más inconexo, improvisado y aburrido todavía.

Mientras que “Elephant” tenía una historia clara y unos personajes con papeles definidos sobre los que el director podía hacer de las suyas sin que el público se llegase a perder en la película, en “Last days” no hay nada sobre lo que apoyarse, con lo que sólo queda la rocambolesca narrativa de Van Sant, y nada más. No hay historia, los diálogos son prácticamente inexistentes y los pocos que hay son accesorios, prácticamente sólo hay un personaje, el supuesto Kurt Cobain que es Blake (Michael Pitt), y se pasa la película balbuceando, mientras que el resto de actores interpretan versiones de allegados igualmente reales de Kurt pero mucho más difícilmente identificables. La línea temporal está rota y resulta muy complicado encajar unas escenas con otras, y aún encima mucho la banda sonora está llena de sonidos irreales que sólo están dentro de la cabeza de Blake.

En general es un soberano aburrimiento, pero hay que decir que ciertamente tiene dos o tres momentos muy buenos, en los que Michael Pitt interpreta a la guitarra canciones compuestas por él mismo, con una muy buena caracterización de la voz de Cobain y enmarcadas con unos largos planos sin cortes, ni trampa, ni cartón.

El resto de la película parece intentar reflejar el estado mental de Blake en esos últimos días antes de su muerte. Y efectivamente parece conseguir retratar la confusión mental, el desconcierto y el decaimiento físico en los que que uno puede asumir que vive un drogadicto con tendencias suicidas. Lástima que drogadictos con tendencias suicidas entre el público no creo que haya muchos, al menos no por mucho tiempo, y el resto de los espectadores es probable que -por su bien- carezca de la capacidad de inmersión necesaria para sacarle algún provecho a “Last days”.

Parece ser que el proyecto original de Van Sant era un biopic más convencional, pero que debido al miedo a ser demandado por Courtney Love, la viuda de Cobain, evolucionó a esta visión mucho más irreal del final del cantante de Nirvana. Así que ya sabemos a quién agradecérselo.

El trabajo de Pitt es bastante notable, aunque la verdad es que Gus Van Sant rueda la película de tal manera que son muy pocos los planos en los que se le ve la cara. Quedan para la posteridad las declaraciones del actor: “Pasé el rodaje comiendo solo fruta y cereales, lo que me debilitó físicamente. Sentía dolores estomacales continuamente y eso me ayudó mucho a acercarme a un personaje tan atormentado”. La náusea vital que llevó a Cobain a la muerte, reducida a un apretón. Se me antoja que Brad Pitt (que nada tiene que ver con Michael Pitt) también preparó así su última escena en “Seven”.

En fin, un tiro por la culata para Van Sant; una película demasiado pretenciosa en la que los tres o cuatro momentos excepcionales que atesora no compensan el resto de la hora y media, bastante insoportable. Recomendada para atormentados.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion