Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Lions for lambs

Duración

88min

Dirección

Robert Redford

Guión

Matthew Michael Carnahan

Reparto

Tom Cruise, Meryl Streep, Robert Redford, Todd Hayes, Michael Peña, Derek Luke

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Leones por corderos
Autor: bronte
Fecha: 10/11/2007.
Póster Leones por corderos

Leones por corderos

Digerido por bronte

La mejor virtud de "Leones por corderos" es sin lugar a dudas su corta duración. Una película tan logocéntrica, en la que los personajes hablan y hablan y hablan y hablan y hablan, hace bien en quedarse en unos modestos ochenta y ocho minutos, que al final al cabo es el número de la bestia. De la otra bestia. Se ha leído de todo sobre este filme: que si está sesgado, que si no lo está, que si es muy crítico, que si es superficial, y a la bim, a la bam, a la bim, bom, bam.

Lo primero que llama desde luego la atención es su estructura, un poco así como de lado. Durante la mitad de la película tres tramas aparentemente desconectadas en términos directos ocupan la pantalla. Lo que pasa es que en esas tres tramas la gente está sentada y no se mueve ni para servirse café. A saber, unos soldados americanos en Oriente Medio, preparándose para una acción de gran importancia; un profesor universitario de políticas, muy superguay (el propio Redford), intentando motivar a un alumno que es muy brillante pero que se la trae todo al pairo; y un senador republicano súper neocon intentando vender una nueva estrategia bélica a una periodista muy liberal, en el sentido más americano del término.

Con respecto a los diálogos, yo aún no sé qué pensar. No sé si son de una simplicidad insultante, o que al fin y al cabo son sencillos porque hasta las más grandes verdades pueden ser expresadas sencillamente. Desde luego, mirando las circunstancias externas de la producción, esto es, la filiación política de Redford, me inclino a pensar que una película pro-republicana no es. Pero parece que da una de cal y una de arena, al menos en apariencia, aunque la imagen de Meryl Streep al lado de todos los cementerios militares de Washington deje muy claro por dónde va la cosa.

Sin lugar a dudas las escenas entre Tom Cruise y Meryl Streep, como senador y reportera son lo mejor de todo el cotarro. Y aún diré más, más incluso por Tom Cruise que por la diva. Tom Cruise es un actor con un magnetismo incuestionable, y viendo la película me estaba retorciendo un poco de dolor al comprobar que también envejece y que un día lo veremos operado y con unos ojos como los que se ha puesto Robert Redford, que eso sí que da pena. Tom Cruise es capaz de dotar de categoría personal a un personaje, que afortunadamente no es presentado ni como un fanático histérico, ni como un cristiano recalcitrante, aunque claro, es el republicano y, aunque sutilmente, es el malo, y por lo tanto el que quiere engañar a la periodista buena y honesta. Pero con todo, hasta el personaje de la reportera es capaz de asumir que los liberales también se equivocan, e incluso, en ocasiones, hasta lloran.

La parte de Robert Redford haciendo de mentor chachi-piruli ya flojea más, porque en última instancia responde a un cliché que gusta mucho al bueno de Sundance. Ese hombre liberal y maravilloso iluminando las mentes de sus alumnos y atrayéndoles al bien. Redford es Redford, pero su oponente, el estudiante, de nombre real Andrew Garfield, ya deja más que desear. La última trama es realmente pestilente, y trata de añadir el contenido emocional a un filme lleno de parloteos supuestamente muy profundos. Dos brillantes estudiantes que se alistan porque quieren contribuir de alguna manera al futuro y al progreso, y que se pasan toda la película heridos y sangrando y animándose mucho el uno al otro. Las escenas de guerra no sólo no carecen de un fundamento en el conjunto, sino que además no destacan por su pericia técnica.

La película conserva la decencia a nivel de debate. El autor dice en última instancia lo que quiere decir, pero por lo menos no trata a sus oponentes de retrasados mentales, e intenta arrojar algo de luz sobre un tema tan candente cómo es la intervención de USA en Oriente Medio. Ahora bien, cinematográficamente, lo que se dice cinematográficamente, "Leones por corderos" es bastante pesadita. Mucho diálogo no especialmente emocionante ni estimulante y poca acción, en el sentido más puro de la palabra. Quizás si fuera una radio-novela hasta estaría mejor.

Recomendada para todos aquellos traumatizados por Vietnam.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion