Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

One missed call

Duración

87min

Dirección

Eric Valette

Guión

Andrew Klavan

Reparto

Shannyn Sossamon, Edward Burns, Ana Claudia Talancón, Ray Wise, Azura Skye

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Llamada perdida (One missed call)
Autor: malabesta
Fecha: 25/03/2008.
Póster Llamada perdida (One missed call)

Llamada perdida (One missed call)

Digerido por malabesta

En "Llamada perdida" un terrible y vengativo espectro utiliza un mensaje de voz que presagia la muerte de aquel que lo oye para aterrar a sus víctimas. Bien se ve que ni productor, ni guionista, ni director han tenido que dar de baja su línea.

De entre los numerosos remakes americanos de lo que se ha venido a llamar j-horror, éste sobresale. Por debajo, claro. Es sorprendente cómo, siendo la mayor parte del tiempo una copia desvergonzada, se puede chafar una película que ya de por sí no era tampoco gran cosa. Han pasado cuatro años desde el original de Takashi Miike de 2003 (ésta es de 2007), suponemos que el tiempo que han tardado en llegar los móviles con cobertura de ultratumba a las orillas americanas. Y los protagonistas también parecen haber envejecido lo mismo: de alumnos de instituto nipones a universitarios americanos, quite usted allá un uniforme y unos palillos, cámbielos por un Starbucks y unos pantalones raídos, añada una historia con malos tratos infantiles y cientos de -innecesarias- imágenes de fantasmas por la calle (de esas que sólo el protagonista puede ver) y ya estamos ahí.

Mientras que, guste o cause repulsión, Takashi Miike siempre es bastante personal, "Llamada perdida" parece seguir al dedillo el decálogo de la adaptación oriental, y termina por parecerse -sin tener nada que ver- más que mucho a "The eye (Visiones)" o cualquiera de "El grito". Por lo visto es obligatorio un prólogo relativo al origen del vuelto de la tumba de turno (que en las originales se solía guardar para el final), y añadir unas cuantas explicaciones de chicha y nabo para darle consistencia a la historia, no vaya ser que alguien se queje de que la venganza fantasmal resulta poco creíble.

Una de las escenas más ridículas que se han paseado por la pantalla de un cine.
"Llamada perdida" además evidencia las diferencias culturales que se han quedado "lost in translation". Mientras que en determinado momento del original una de las víctimas acude a un programa de televisión en el que un monje le practica todo tipo de ritos de purificación para librarla de los malos espíritus que la persiguen (asunto que termina con una truculenta muerte televisada, made in Miike), en la versión occidental se ha sustituido el asunto por un exorcismo. Dado que no hay nadie poseído, se preguntarán justamente ustedes, ¿a quién se exorciza? Pues a un móvil. Ni más ni menos. Con su agua bendita, su Biblia y su "el poder de Cristo de obliga", que orgulloso hasta estaría el padre Karras. Ni que decir tiene que es, para el que escribe, una de las escenas más ridículas que se han paseado por la pantalla de un cine. Es tan absurda que hasta casi logra redimir la película, convirtiéndola de espantosa en graciosa sin quererlo.

Las actuaciones no desentonan con el conjunto, aunque probablemente sería injusto culpar de ello, al menos en su totalidad, al reparto. Con esto de la crisis uno tiene que trabajar en lo que puede; es de esperar que las protagonistas femeninas (Shannyn Sossamon y Ana Claudia Talancón) aprovechen la película para engordar su currículum y acceder a proyectos de más -de alguna- calidad.

En fin, prescindible película de terror, recomendada para aquellos que quieran saber lo que es sufrir por el móvil y no hayan tenido que dar de baja nunca el servicio de buzón de voz, que ése sí que vuelve de la tumba, el cabrito.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion