Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

The invisible

Duración

97min

Dirección

David S. Goyer

Guión

Mick Davis, Christine Roum

Reparto

Justin Chatwin, Alex O'Loughlin, Margarita Levieva, Chris Marquette, Marcia Gay Harden

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Lo que no se ve (The invisible)
Autor: bronte
Fecha: 14/06/2007.
Póster Lo que no se ve (The invisible)

Lo que no se ve (The invisible)

Digerido por bronte

Aquí nos encontramos con una película bastante amena y entretenida. Una de esas películas que no van a ninguna parte, pero que no se sufre viéndolas. Muy al contrario, tienen su ritimillo y su corazoncillo. "Lo que no se ve" está basada libremente en una película sueca del 2002 titulada, quién lo iba a decir, "Den Osynlige" y ésta a su vez basada libremente en una novela de un autor sueco llamado Mats Walh. Aquí me toca reconocer que por sorpresivo que parezca, no he visto el filme original, y hasta admitiré que tampoco me he leído el libro, así que la honestidad me obliga a no hacer comparaciones ni sacar conclusiones asociativas. Pero sí que me puedo despachar de lo lindo con "Lo que no se ve".

Ante todo quiero decir que está protagonizada por Justin Chatwin, quien interpretaba al hijo de Tom Cruise en "La Guerra de los Mundos", película que a mí mucho me gustó (y que no me cabe duda será puesta en su lugar por el tiempo), así que en principio al chico protagonista ya lo miraba yo con buenos ojos. Su interpretación no es de Oscar, pero es muy correcta y muy válida. Quizás la menos "teenager" de todo el filme, que como ya he destripado, está muy orientado a este tipo de público. Eso se sabe primeramente porque uno de cada tres minutos está dedicado a vender el "soundtrack", y aunque la música no es de esas que revientan las tripas, ya parece un poco abuso tanta sobresaturación.

La película empieza así con un tono entre postmoderno y chachipiruli que en nada presagia la convencionalidad en que se va a convertir veinte minutos más tarde. Se trata la cosa de un adolescente al parecer con mucho talento para la literatura, que quiere irse a estudiar escritura a Londres, pero que tiene una madre muy pija, controladora y castrante. El chico es así un poco distante, pero el tipo macho alfa. Saca buenas notas, tiene buen porte, y defiende a su amigo el débil de los ataques de la matona de la escuela. Como lo leen. En esta película hay una matona que lleva siempre un gorro de lana hincado hasta el nervio óptico. El caso es que la moza lleva una carrera criminal de esas que acaban en huelga de hambre y por azares del destino, ella y sus secuaces, acaban pegándole una paliza a nuestro exitoso chico, dejándole muerto en un pseudo-pozo del parque.

Pero hete aquí que, giro de la trama, el chico vuelve en forma de fantasma para saber quién lo mato y por qué y patatín, patatán, y toda la película toma un tono metafísico y trascendental en que el que el arrepentimiento y las buenas acciones (ay, qué diría Lutero de todo esto) son parte fundamental del cotarro. Pero eso sí, con mucha urgencia, porque el guión está bien escrito y siempre hay obstáculos que superar y límites de tiempo irreversibles, y con mucha musiquilla. Por otra parte, la película tiene una cierta carga emocional, aunque no se asusten, muy palomitera, porque hombre, nunca es agradable ver a una madre destrozada porque su hijo ha muerto, ni a un hijo destrozado porque no tiene madre y nadie le quiere en el mundo. Y como está bien hecha, pues si se está en plan cómplice, hasta da penilla.

"Lo que no se ve" es una de esas películas de oficio. No marcará la vida de nadie, pero, aún con sus metas y su público objetivo, es un producto que está bien hecho. Si no les he convencido, les daré un argumento más. El director, David S. Goyer, es el guionista de "Batman begins", lo cual para mí funciona como un repelente, pero para mucha gente será un atractivo, y ahora viene la buena de verdad, también es el guionista de "Dark City". También informo de que luego se verá que la matona es muy guapa, claro, y debajo del gorro tiene pelo, y qué "pelaso", madre del amor hermoso...

Recomendada para para todos aquellos adolescentes a los que "Ghost" no les desagrada, pero que no pueden dejar de encontrarla bastante hortera...
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion