Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

The Twilight Saga: New Moon

Duración

130min

Dirección

Chris Weitz

Guión

Melissa Rosenberg

Reparto

Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Billy Burke, Peter Facinelli, Michael Sheen, Dakota Fanning

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Luna Nueva
Autor: malabesta
Fecha: 25/11/2009.
Póster Luna Nueva

Luna Nueva

Digerido por malabesta

La saga de "Crepúsculo" viene a continuar la transformación del instituto que desde hace unos cuantos años vemos en la pantalla. Del mundo quinceañero de tonos pastel de "Salvados por la campana" pasamos a los adultos de treintaytantos, con problemas de embarazos y drogas, de "Sensación de vivir" y "Luna Nueva" da un paso más allá, convirtiendo ya a los adolescentes en seres centenarios.

Tras los amoríos de la primera parte, Bella (Kristen Stewart) y Edward (Robert Pattison) atraviesan las crisis por las que pasa toda relación con un vampiro. Y es que, efectivamente, a estas alturas ya ha bastante material al respecto. Y en una de estas, Edward decide abandonar Forks y a su amada por el bien de todos, lo que sume a Bella en la más profunda de las depresiones. Sólo saldrá de ella gracias a la amistad de Jacob (Taylor Lautner) que, sorpresa, resulta ser un hombre lobo.

En "Luna Nueva" se mezclan elementos de "Romeo y Julieta", "Cumbres borrascosas" y la novela romántica tradicional; es el mayor mérito de Stephenie Meyer -y por extensión de las películas basadas en su obra-, reprocesar esto, añadiendo algún toque de color (toda la parafernalia del mundo de tinieblas), para ofrecérselo como algo nuevo a la chavalada, más susceptible de dejarse sorprender por estas cosas.

Detrás de esta fachada se esconde un relato bastante clásico, hasta casi reaccionario. Los Cullen resultan ser una familia envidiable, educados, elegantes, rubios, blancos como la leche y concienciados. Seguro que hasta su garaje está lleno de Prius. Edward es el vampiro que toda madre querría para su hija, y su reticencia a morder a Bella, a pesar del deseo irrefrenable de ambos, no es más que -como siempre- una sublimación de otros intercambios corporales más sudorosos que los protagonistas deciden postergar hasta después de pasar por la vicaría. Ya saben, "Amo a Laura pero esperaré hasta el matrimonio".

En medio de todo aparece Jacob, que como es indio no sólo no se puede llevar a la protagonista, sino que además está en contacto con la naturaleza y es salvaje y descontrolado. Así que le toca el eternamente secundario papel de chico bueno que se hace malo y que, como suele ser habitual, termina por ser lo más interesante de la película. Aunque este caso lo es, más que por su carisma, debido a que se pasa aproximadamente una hora y media de metraje sin camiseta y bajo la lluvia (el papel soñado de Matthew McConaughey), haciendo gala de un físico que ya quisieran para sí en el acelerador de partículas, así que se gana a las parroquianas (y a los parroquianos a ello dispuestos) a golpe de abdominal.

Por lo demás, los enfrentamientos entre lobos y vampiros son anecdóticos, así como la supuesta introducción de los protagonistas en el submundo de la noche, presidido por una Dakota Fanning en horas bajas y un Michael Sheen que ha recicla sin esfuerzo lo aprendido en "Underworld" y añade otro papel ridículo a su currículo.

En fin, puro culebrón de al norte de la frontera. Recomendada para adolescentes con coletas y gafas de concha.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion