Ficha

País

Japón

Año

2003

Título original

Ju-on

Duración

92min

Dirección

Takashi Shimizu

Guión

Takashi Shimizu

Reparto

Yui Ichikawa, Misaki Ito, Megumi Okina

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La maldición
Autor: bronte
Fecha: 16/11/2003.
Póster La maldición

La maldición

Digerido por bronte

Ante todo aviso que en esta crítica se habla de elementos que pueden quitar efectividad al film, y por lo tanto hacerlo aún más aburrido, así que sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad. Cuando uno ve "La maldición", si previamente ha visto películas como "Ringu" o "Dark water", lo primero que se pregunta, mesándose los cabellos, dirigiendo un lastimoso grito al cielo es "¡¡¡Pero ¿qué pasa en Japón con los niños?!!!". Esto no es normal. Esto tiene que traslucir un colectivo complejo de Herodes del país nipón, porque es absolutamente incomprensible que en todas las películas el malo sea un niño puñetero. Tal es la cosa, que ahora, cada vez que veo el anuncio del ambientador con el niñito oriental en el retrete, me muero de miedo pensando que pueda salir de la pantalla para atacarme. Y yo sin ambientador.

Pues sí, en ésta para no variar, también el objeto de terror es un niño. Claro que no desvelo nada porque eso se ve ya en el cartel. Lo que puedo añadir es que la historia de la película recuerda en cierta manera al bolero de Ravel. No lo digo por el talento, no se vayan a creer, ni por la escalada de tensión, no, no, para nada. Lo digo por lo repetitiva que es. "La maldición" consiste en una historia que se cuenta en diez minutos, pero como es algo así como contagioso, la misma historia se repite infinitas veces, en un "eterno y grácil bucle". Las primeras tres veces con los sustos de rigor, las fanfarrías y tal, si uno está con el humor adecuado, pues se asusta un poco. La vez número 40, ya es el momento de contar mentalmente las zancadas que hay que dar para escapar de la sala lo más rápido y sigilosamente posible.

Hay que reseñar el uso del terror a través de pantallas de televisión o la aparición morbosa de adolescentes en uniforme escolar, cosas que no sé si hay que catalogar como rasgos característicos japoneses o como que se repiten más que el ajo. Eso sin contar que la película parece el remix de otras muchas, recordando muchísimo uno de los personajes a la Sadako de Ringu, o que el niño de esta película corretea igual que la niña de "Dark Water". Esto es cosa de imaginación y es muy reprochable. Lo de los efectos especiales y el maquillaje, no. Aquí me pongo entrañable, y entiendo que a una película de bajo presupuesto no se le puede pedir mucho. Así que en vez de clamar al cielo otra vez, sonrío condescendientemente, cuando pienso en la cutrez de la caracterización, consistente en base blanca por todo el cuerpo, y unas líneas de kohl negro pintadas alrededor de los ojos por un enfermo de Parkinson. Claro que nada más impactante que ese momento en que el que aparece una habitación llena de gatos negros, en la que claramente se puede ver que muchos de los felinos están totalmente inmóviles porque son de peluche. Pero como ya digo, esto es lo anecdótico de la película.

Para mi sorpresa, nada más acabar la peli, ya te clavan el trailer de "La maldición 2". No sé si me pillarán a mí en otra. Depende de las donaciones a la página. A ver si sacamos por lo menos para pipas.

Recomendada para incondicionales del terror nipón, poco exigentes. Y para maquilladores de cine en ciernes, para que vean lo que nunca hay que hacer. Puntuacion