Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Ghost town

Duración

102min

Dirección

David Koepp

Guión

David Koepp, John Kamps

Reparto

Ricky Gervais, Téa Leoni, Greg Kinnear, Billy Campbell, Kristen Wiig

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de ¡Me ha caído el muerto!
Autor: farrell
Fecha: 02/03/2009.
Póster ¡Me ha caído el muerto!

¡Me ha caído el muerto!

Digerido por farrell

Bertram Pincus (Ricky Gervais) es un dentista misántropo y bastante maleducado que después de pasar por una operación adquiere el don de ver a los muertos que están en el limbo, es decir, que tienen algo pendiente que deben subsanar antes de descansar en paz. Uno de ellos es Frank (Greg Kinnear), cuya viuda Gwen (Téa Leoni) resulta ser vecina del dentista antipático.

Cadena perpetua o directamente la pena capital es lo que merecen las distribuidoras o quien quiera que traduzca los títulos de las películas al español, es decir, poco inteligente es la persona que ha decidido transformar “Ghost town” (“Ciudad fantasma” o “Ciudad de los fantasmas”) en este “¡Me ha caído el muerto!” que no sólo es un título feo de bemoles, sino que es también totalmente equívoco, ya que vende esta película como una de esas comedias alocadas y con un punto escatológico (el tráiler tampoco ayuda).

Nada que ver con la realidad. “¡Me ha caído el muerto!” es una comedia muy bien rodada, con un guión inteligente, algunos guiños realmente de altura, personajes con profundidad y, sobre todo, brillantes interpretaciones, que desde aquí se recomienda ver. Por supuesto, no se esperen ustedes el colmo de la originalidad (esto de mezclar el mundo de los muertos con el de los vivos ya ha sido carne de comedia hollywoodiense en otras ocasiones) en esta historia, pero lo que se agradece aquí es que todos los elementos antes citados encajan y así la película cumple su cometido (entretener y emocionar un poquito) sin tener luego que avergonzarse de contar al día siguiente en el trabajo lo que has visto.

Detalles como el juego de apariencias de la música extradiegética que se convierte en diegética y al revés, las conversaciones que rayan el surrealismo entre la médico y el Dr. Pincus o el momento en que los muertos “ganan el cielo” (verdaderamente bonitas sus historias) son las que marcan la diferencia entre una comedia ligera, aunque esté bien rodada, y una película con empaque como esta.

Aún así, hay algunos cabos sueltos en el guión como la evolución de la relación entre Gwen y el protagonista (demasiado apurada) y algún elemento simbólico (la granizada en el momento en que Pincus sufre su metamorfosis en persona normal) no demasiado claro, pero son fallos secundarios en un todo más que aceptable.

Uno de los grandes aciertos es el reparto, encabezado por un estupendo Ricky Gervais que por momentos recuerda a un irónico Oscar Wilde del S. XXI, pero también al mejor y más hierático Buster Keaton, pasando por el surrealismo más absoluto de sus réplicas, siempre geniales. Téa Leoni, muy sentida, y Greg Kinnear, con esmoquin, intentando hacerle sombra a un Gervais al que este personaje le va como anillo al dedo.

En resumen, que vayan al cine aunque sólo sea por ver al protagonista de “The Office” interpretando a un personaje verdaderamente original y divertido. Se recomienda la versión original, siempre que se pueda.

Recomendada para parapsicólogos y gente viva en general.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion