Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

A guide to recognizing your saints

Duración

98min

Dirección

Dito Montiel

Guión

Dito Montiel

Reparto

Robert Downey Jr., Shia Labeouf, Chazz Palminteri, Dianne Wiest, Rosario Dawson, Channing Tatum

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Memorias de Queens
Autor: malabesta
Fecha: 10/06/2007.
Póster Memorias de Queens

Memorias de Queens

Digerido por malabesta

“Memorias de Queens” es la adaptación a la gran pantalla del libro “A guide to recognizing your saints”, una autobiografía escrita por Dito Montiel, autor así mismo del guión y responsable de la dirección de su propio biopic. Aún así, parece que no es fiel a la realidad.

El tal Dito Montiel, que no tiene nada que ver con Sara, fue el vocalista (que no cantante) de una banda de hardcore punk llamada "Major Conflict”, algo así como “Bad Religion” pero con un día muy malo; sus canciones vienen a durar un minuto y a estar compuestas de dos o tres acordes para todos los instrumentos, mientras alguien, no se sabe si Dito o el público, grita. Parece ser que saltó a la fama tras la desaparición de este grupo, consiguiendo después un contrato por un millón de dólares (cifra muy elevada para la época, principios de los noventa, y el estilo de música) para su nueva formación, “Gutterboy”, en desbandada tras grabar un disco y cobrar el cheque. Tras esta fulgurante carrera musical, publicó sus memorias, que se convirtieron en un bestseller y la película que nos toca.

La película comienza con una llamada que Flori (Diane Weist), la madre de Dito (Shia Labeouf y Robert Downey Jr.), en la que le pide a éste que vuelva a casa, pues su padre Monty (Chazz Palminteri) está muy enfermo. Con el retorno a su barrio, a Dito le asaltan de nuevo sus memorias. Y así la película se divide en dos líneas temporales, la infancia de Dito como chaval puertorriqueño en Astoria, un barrio dominado por los hispanos en el que uno cría niños para que terminen liderando grupos punk, y la vuelta del Dito adulto al mismo barrio, ahora convertido en zona residencial de moda y en el que ha de lidiar con sus errores del pasado.

La película no tiene más historia que la de su director y guionista, y aunque la historia está bien definida y va mucho más allá de la recolección de anécdotas, uno echa de menos que tenga un sentido final, algún mensaje y un objetivo más allá de saciar las ansias de exposición de su autor y de conocimiento de sus fans. El Dito real no hace un retrato demasiado amable ni de si mismo ni de la gente que le rodea. Todos los personajes, salvo quizá la madre, son tremendamente sórdidos, y aunque la película intente por momentos mirarlos con cierta melancolía (como cuando el Dito adulto se reencuentra con su amor de juventud interpretado por Rosario Dawson), siguen presos del ambiente opresivo del barrio, y por ejemplo no dejan de echarle en cara el hecho de que se haya ido a buscar su suerte en California, en lugar de haberse quedado con sus padres, que era lo que tenía que hacer.

Aunque no se trate de una película excesivamente larga, algo más de una hora y media, el guión se estanca por momentos, sobre todo hacia el final. Así que llega a hacerse un poco pesada. Además, el estilo visual de Dito Montiel es muy rocambolesco. Los montajes no son nada lineales, a veces el audio no está sincronizado con la imagen, y por momentos los actores repiten en off diálogos de su papel sin inflexión alguna. Otro curioso recurso que usa consiste en parar el desarrollo de la película para que los propios personajes resuman su papel dentro de ella en una sola frase, mirando directamente a la cámara. Lo cual está muy bien para todos aquellos que se han perdido o dormido, pero en general no contribuye demasiado a mejorar el ritmo de “Memorias de Queens”.

Aunque el hecho de ver a gente como Robert Downey Jr. y Diane Wiest interpretando a puertorriqueños resulta hasta cierto punto ridículo, ambos solventan bien su papel. Downey Jr. un poco histérico, aunque teniendo en cuenta que tenía justo a su lado al hombre al que estaba interpretando, quién sabe si será un fiel reflejo de la realidad. Su alter ego adolescente, Shia Labeouf, resulta un poco insípido, y Channing Tatum (que interpreta a uno de sus amigos) le roba todas las escenas. Chazz Palminteri repite un poco su papel de “Una historia del Bronx”, un poco peor encarado.

En fin, un drama bastante digno como debut, pero que se hará cuesta arriba para muchos. Recomendada para los que ya conociesen a Dito Montiel, sí, vosotros tres.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion