Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Michael Clayton

Duración

119min

Dirección

Tony Gilroy

Guión

Tony Gilroy

Reparto

George Clooney, Tom Wilkinson, Michael O'Keefe, Sydney Pollack, Tilda Swinton

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Michael Clayton
Autor: malabesta
Fecha: 17/11/2007.
Póster Michael Clayton

Michael Clayton

Digerido por malabesta

A pesar de la publicidad con la que se ha presentado, “Michael Clayton” tiene poco de crítica al establishment, las manipulaciones de la verdad, el sistema legal y demás zarandajas; su contenido es bastante descafeinado y aunque no es una mala película, sin duda decepcionará a los que prefieran las barricadas a la butaca.

Michael Clayton (George Clooney) trabaja para una poderosa firma de abogados; aunque su labor dentro de la misma -y del mundo en general- no termina de estar clara nunca, parece que es una especie de Señor Lobo (el de “Pulp Fiction”) corporativo. La escena que lo presenta transcurre en casa de uno de los grandes clientes de la empresa; acaba de atropellar a un corredor y se ha dado a la fuga, y han llamado a Michael para que lo arregle. Uno espera que rápidamente empiece a dar órdenes y a pedir alfombras, edredones y ambientador de pino para arreglar el coche, o que le sugiera al hombre la coartada perfecta, pero moralmente aberrante, que presentar a la policía. En cambio, ¿Qué es lo que hace? Decirle -textualmente- que se busque un abogado. Así que lo que uno sabe de Clayton, y de muchos otros, lo aprende por lo que se dice de ellos a lo largo de la película, más que por sus acciones, que nunca llegan a estar a la altura de los rumores.

El meollo de “Michael Clayton” gira en torno a una gran corporación que Clayton y los suyos representan; un grupo de granjeros la demanda porque uno de los herbicidas que vende es cancerígeno, y Arthur (Tom Wilkinson), el abogado estrella de la casa y amigo personal del protagonista, es el encargado del caso. En medio del juicio tiene una revelación y, ayudado por la medicación que supuestamente no se toma, se desnuda ante el tribunal y se pasa al bando de los defendidos.

Uno podría pensar que la película entonces seguiría la ruta del ya un poco visto poder y amoralidad de las grandes corporaciones, y aunque por ahí van los tiros, se trata simplemente de un thriller muy suave, que ni llega a enganchar realmente por la emoción de sus escenas o lo interesante de su trama, pero que tampoco es una película de personajes, a pesar de que la vida personal y moral de los mismos se lleve gran parte del metraje, y mucho menos tiene la intención de ser una denuncia social; la megacorporación es simplemente el malo que tiene el turno para mover los hilos esa semana, como lo podría haber sido una gran cadena de panaderías o el creador de los Teletubbies.

Tom Wilkinson está lejos de sus mejores momentos, y más parece una especie de Amelie de banquillo y canosa.
Además de su cierta indefinición, los personajes nunca llegan a actuar como se les supone. Arthur, el gran y genial abogado, se pasa la película haciendo el ido, con un Tom Wilkinson lejos de estar en sus mejores momentos, y que más parece una especie de Amelie de banquillo y canosa. Clayton se supone que es un arreglador y vive rodeado del desastre, económico, profesional y personal. Clooney se pasa la película con la mirada fija en el horizonte, y las pocas demostraciones de emoción son más bien contenidas. No lo hace mal del todo, y Michael Clayton es un tipo que gusta, pero mucho más por la personalidad del propio George que por lo que se nos enseña en pantalla.

Todo se mueve con un ritmo bastante suave, que llena perfectamente las dos horas de película, sin que el espectador mire la hora hastiado pero tampoco sin que se siente en la punta de la butaca. Se agradece también el hecho de que el desarrollo de la trama se bastante claro, de manera que es imposible en la marea de nombres y leyes que suelen plagar este tipo de películas.

En fin, una película que se deja ver, mucho más ligera de lo que parecen querer sus propios creadores. Recomendada para fanes de las canas.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion