Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Meet Bill

Duración

93min

Dirección

Melisa Wallack, Bernie Goldmann

Guión

Melisa Wallack

Reparto

Aaron Eckhart, Jessica Alba, Elizabeth Banks, Timothy Olyphant, Logan Lerman

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Mi vida es una ruina
Autor: malabesta
Fecha: 19/04/2009.
Póster Mi vida es una ruina

Mi vida es una ruina

Digerido por malabesta

Parece que buscando hueco en el estrellato hollywoodiense, Aaron Eckhart va tocando todos los palos que puede. En "Mi vida es una ruina" se acerca quizá demasiado a un remedo de "American beauty" pasado por las manos de Seth Rogen. Que no había necesidad ninguna, digo yo.

Bill (Aaron Eckhart) es un hombre en la cuarentena que ocupa un alto cargo que odia en el banco de su suegro al que también odia, mientras lucha con su adicción a las chocolatinas (a éstas no las odia). Como mandan los cánones, sufrirá la crisis estándar de la clase media alta y se dará cuenta de lo vacía y sin sentido que está su acomodada y envidiable vida cuando su mujer (Elizabeth Banks) tenga una aventura con un reportero local (Timothy Olyphant). De este trance saldrá con la ayuda de un chaval (Logan Lerman) al que "apadrina" en un instituto local, y de su amiga (Jessica Alba) que le descubrirán las maravillas del mundo más allá de su oficina y sus fondos subprime.

Personalmente siempre he estado en contra de estas comedias de ejecutivos lloricas cuyo sueldo lo único que no llena es su vacío espiritual new-age. Pero en esta época en la que el fantasma del despido, la bancarrota y el desahucio ronda cada esquina, la historia de un pijete cuarentón que se siente alienado por su trabajo millonario -¡en un banco!- está bastante fuera de lugar (por no decir que suena a pitorreo). Al menos esta vez nos ahorramos los planos de la bolsa volando y toda la dialéctica proto-emo de "American Beauty", pero el absurdo mensaje "los ricos también lloran" sigue ahí. Llorar, llorarán. Pero al menos no tienen que sonarse con la manga.

El Pepito Grillo de turno es de nuevo un adolescente que, al igual que el resto, está obsesionado con Jessica Alba. Lo que lo diferencia de los demás quinceañeros es que en lugar de purgar su obsesión en compañía de Onán, éste consigue cierta correspondencia de la actriz -al menos de su personaje-, lo que da lugar a unas escenas cuyas implicaciones rayan en la pederastia.

La dirección de Melisa Wallack y Bernie Goldmann se adhiere a los códigos del cine alternativo, pero sin ninguna personalidad más allá de los requerimientos del club. Así a pesar de que se trata de una comedia, nunca pasa de levantar la media sonrisa en el espectador que en el caso de que sea masculino (o a ello inclinada) siempre podrá matar el rato en la contemplación de Alba o Elizabeth Banks.

El reparto cumple con unos papeles muy poco exigentes, que no dejan de parecer destinados a otros actores. Eckhart se debate entre repetir "Gracias por fumar" y hacer de Hugh Grant. Timothy Olyphant recuerda demasiado a John Leguizamo y Alba y Banks son intercambiables, entre sí y por cualquier otra actriz del momento.

En fin, una comedia fallida que en sus mejores momentos es correcta. Recomendada para alienados e integrados.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion