Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Mr .Brooks

Duración

120min

Dirección

Bruce A. Evans

Guión

Bruce A. Evans, Raynold Gideon

Reparto

Kevin Costner, William Hurt, Demi Moore, Dane Cook, Marg Helgenberger, Danielle Panabaker

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Mr. Brooks
Autor: malabesta
Fecha: 06/12/2007.
Póster Mr. Brooks

Mr. Brooks

Digerido por malabesta

"Mr. Brooks" le da una nueva vuelta y un paso más allá, como si fuese el baile del verano, al asesino en serie. Ahora,  es ya uno más de la familia. ¿De dónde viene este auge de las películas que convierten a psicópatas en modelos positivos? ¿Está desconectada la sociedad (americana) de su sistema político y social que busca su héroe en esta especie de Robin Hood moderno, que descuartiza a los ricos para dárselos de comer a los pobres?

Al menos en los ochenta, época en la que la tensa situación política era bastante similar a la de ahora, cuando Cobra, Rambo o Harry se liaban la pistola a la cabeza e impartían su justicia testosterónica, no mucho más humana que la de cualquier serial killer, se trataba de actos emocionales, guiados generalmente por la venganza, el odio o la necesidad de recuperar a una mascota perdida, mientras que hoy en día asistimos a un desfile de ejecutores definidos por su intelecto, su capacidad para concebir los planes más inverosímiles y ejecutarlos de la manera más fría posible, administrando justicia mientras se preguntan si los sesos de su víctima se acompañan de vino blanco o tinto.

Al último de ellos, el señor Brooks (Kevin Costner) lo persigue la agente Atwood (Demi Moore), una brillante policía experta en asesinos en serie, que además de intentar demostrarle a su padre multimillonario que ella también es alguien, ha de lidiar con su (a punto de serlo) ex-marido, que pretende llevarse una tajada de unos cuantos milloncejos de su separación a base de entorpecer a golpe de abogado el trabajo de la agente, forzándola así a ceder a sus demandas. ¿Compleja la cosa? Pues el personaje de Demi Moore es uno más de los múltiples secundarios, así que háganse una idea de la densidad y complicación del guión de "Mr. Brooks".

Por lo visto Kevin Costner afirma que se trata de la primera película de una trilogía; ha funcionado razonablemente bien en taquilla, así que no sería de extrañar. Explicaría también la gran cantidad de personajes y tramas que se presentan, muchas veces de manera un poco superficial, en la película. Y es una pena, porque el personaje de Brooks es bastante interesante, y los primeros minutos de metraje prometen, pero luego todo se disuelve en el maremágnum de gentes que pululan por pantalla. Aunque es bien cierto que aún así -y exceptuando un final tramposo y efectista- casi todas las tramas y los personajes terminan encajando sobre la principal y cerrándose de una manera bastante elegante, en la que (muy probablemente por problemas de tiempo) quedan pocos cabos sueltos, que alguno hay.

Demi Moore parece enfrascada no en el recuerdo de tiempos mejores, sino en su emulación quirúrjica.
De todas maneras, y aunque se tengan que pelear entre ellos por unos minutos en pantalla, todos los personajes están bien dibujados y tienen una personalidad marcada, lo que los hace memorables (es decir, se les recuerda) y por lo tanto facilita la labor de seguir el complicado desarrollo de la historia. Por otro lado, tanta gente haciendo tantas cosas consiguen que las dos horas de película se pasen sin que haya mucho descanso para el espectador, que entonces no tiene posibilidad para el aburrimiento.

Uno de los grandes atractivos de la película es su reparto: tenemos a William Hurt y Kevin Costner dando vida a las dos personalidades de Brooks. Mientras que Hurt resuelve el trámite sin mucho esfuerzo, a Costner se le exige un poco más. Por un lado gracias a él y a su presencia de chico bueno es perfectamente posible identificarse con un tío que para divertirse asesina a inocentes, pero por otro los momentos más dramáticos de "Mr. Brooks" le vienen un poco grandes. No hay que olvidar que también cuenta la película con Demi Moore, que parece enfrascada no en el recuerdo de tiempos mejores, sino en su emulación quirúrjica. No está mal del todo, pero la irregular presencia en pantalla de su personaje no hace mucho por enseñar su trabajo.

En fin, una película entretenida y hasta cierto punto interesante. Recomendada para personas sin empatía.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion