Ficha

País

Dinamarca, Suecia, Noruega

Año

2005

Título original

Naboer

Duración

75min

Dirección

Pål Sletaune

Guión

Pål Sletaune

Reparto

Kristoffer Joner, Michael Nyqvist, Anna Bache-Wiig, Julia Schacht, Cecilie A. Mosli

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Next door
Autor: bronte
Fecha: 12/07/2007.
Póster Next door

Next door

Digerido por bronte

"Next door" es un thriller psicológico de gran carga sexual. Así que despacharé primeramente lo del tema sexual, que eso siempre tiene éxito. Si se repasan por ahí los foros verán que muchos individuos comentan que la escena de sexo es tremendamente excitante. Bien, sobre gustos no hay nada escrito y menos en estos temas, pero seguro que el Colegio de Psicólogos Argentinos tendría mucho que decir sobre individuos a los que lo que se ve en este filme les resulta excitante. Y se lo voy a explicitar para que hagan ustedes dos o tres pensamientos al respecto. Un hombre y una mujer empiezan a darse de bofetadas. Primero ella a él, luego él en respuesta a ella, muy sorprendido eso sí, hasta que ahí se intercambian puñetazos que da gusto. Totalmente ensangrentados comienzan su intercambio de fluidos, mientras se van pringando de sangre todo el cuerpo y se siguen partiendo la cara. Pero a lo bestia. Fíjense como será la visión, que aunque sólo hubiera sido salsa agridulce, ya habría dado bastante ascazo.

En fin, la nueva entrega del cine escandinavo juega con la realidad, la ficción, la imaginación, la violencia y la salsa de tomate. Se han citado como antecendentes "Repulsión" de Polanski, y "Carretera perdida" de Lynch, y si con este último coincide en el planteamiento dramático, en la primera encaja ciertamente en la intención visual. Un ambiente grisáceo y desvaído sirve de escenario para un hombre al que su novia acaba de abandonar y que de pronto descubre que tiene dos vecinas algo raras. Con subterfugios, éstas logran encerrarle en su piso (de ellas) y allí es cuando tiene lugar la escena chop-suey.

El resto de la película es una idea y venida en la que se marea al espectador con la intriga de qué es lo que está pasando realmente porque el eje de realidad se ve totalmente distorsionado. Tan pronto aparecen como desaparecen los personajes, hay flash-backs que en ningún momento se saben si son ciertos o no, transmutaciones, proyecciones, actos fallidos y todas esas cosas que le gustaban tanto a Freud. La película está rodada seriamente y el director es capaz de efectivamente crear ese suspense, aunque lamentablemente es bastante fácil aventurar el final, porque es muy difícil hacer una película de estas características y saber rematarlo de una manera realmente original. Es como cuando de pequeños escríbamos redacciones en las que nos pasaban cosas maravillosas y que indefectiblemente acaban con que "todo había sido un sueño".

Tiene un trabajo interesante con la cámara, y con la cinematografía en general, y merecería la pena verse si uno quiere ver una película escandinava con la garantía al 100% de que no es un rollo 100%. Y aunque se inspira en los dos antes citados ejemplos, creo que es de justicia reconocer que le falta el toque personal de esos directores, y que el conjunto resulta más rudimentario que el de otros que se han aventurado en este tipo de historia. La interpretación no desentona en la globalidad, y aunque muchos se han sentido fascinados por el protagonista, Kristoffer Joner, a mí me ha parecido que tiene muy buenas intenciones, pero le falta "swing" como actor.

Película tipo "pesadilla" recomendada para los que en vez de anillos llevan puños de acero.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion