Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Martian child

Duración

108min

Dirección

Menno Meyjes

Guión

Seth Bass, Jonathan Tolins

Reparto

John Cusack, Amanda Peet, Sophie Okonedo, Oliver Platt, Joan Cusack, Bobby Coleman

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El niño de Marte
Autor: farrell
Fecha: 23/02/2008.
Póster El niño de Marte

El niño de Marte

Digerido por farrell

John Cusack (David Gordon) es un escritor de éxito que tuvo una infancia difícil y que vive ahora atormentado por el recuerdo de su esposa muerta. Adoptar a un niño que se cree marciano, Dennis (Bobby Coleman), y en el que él mismo se ve en cierta manera reflejado, le ayudará a comenzar una nueva vida. En su difícil labor de padre primerizo recibirá la ayuda de su hermana Liz (Joan Cusack) y de su buena amiga Harlee (Amanda Peet).

En la estela de “Un niño grande” o “El chico”, “El niño de Marte” podría encuadrarse en ese casi subgénero que triunfa tanto en el cine actual: el de la “Bildungsroman” cinematográfica con niño de por medio. Efectivamente, en todas estas películas que cito hay siempre un personaje adulto más o menos torturado o poco adaptado al orden social (interpretado invariablemente por una estrella de Hollywood) cuyo encuentro con un niño también inadaptado o, directamente, más raro que un perro verde (interpretado invariablemente por un niño repelente) y que funcionará como álter ego del protagonista, hará madurar a ambos y su relación servirá de equilibrio de fuerzas entre su propia individualidad y la sociedad que no los acepta o en la que no se sienten del todo integrados. O dicho así más llanamente, de cómo si te haces amigo de un niño con problemas puedes aprender a disfrutar más de la vida y estar más conforme con lo que tienes y blablabla.

El problema es que “El niño de Marte”, basada en una obra literaria que ha ganado sus premios y con un reparto bastante notable (hasta aparece por ahí Anjelica Huston en un personaje que es casi un cameo), es una de esas películas engañosas de las que te esperas algo más que una historia palomitera de ver y tirar. De hecho, si no fuera porque sale John Cusack y porque la factura es bastante hollywoodiense, podríamos cambiarle el título por “El niño de Marte letal” o “Paternidad marciana fatal” y ponerla en Antena 3 un sábado por la tarde cualquiera.

Con un guión a medio camino entre la ñoñería y el efectismo (la escena final es de órdago, menos mal que no han abusado mucho de la música lacrimógena) y que llega a jugar al despiste con el espectador queriendo dar a entender que el niño es de verdad extraterrestre (sin conseguirlo), el peso de la trama descansa, única y exclusivamente, en la relación entre el escritor y su hijo marciano recién adoptado y, por desgracia, ésta chirría un poco a pesar de los esfuerzos de Cusack por levantar una historia ya demasiado vista. No ayuda tampoco el trabajo del niño, con el que no simpatizarán desde el minuto cinco de la película.

En lo tocante al tema actoral, decir que John Cusack siempre resuelve y es, además, uno de esos actores que está bien haga lo que haga básicamente porque da la impresión de haber nacido para hacer películas, por eso sus interpretaciones siempre están llenas naturalidad y emoción. No tanto así su hermana, con un físico y una forma de actuar más que especial. Amanda Peet es la tía buena buena de la película, como siempre, y al niño lo habrán elegido porque ya tiene una cara bastante rarita de por sí, así que suponemos que el suyo no habrá sido un gran esfuerzo interpretativo.

En fin, un producto de sobremesa pero rodado con corrección y cierto buen gusto. Recomendada para fans de los niños prodigio raros.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion