Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

We own the night

Duración

117min

Dirección

James Gray

Guión

James Gray

Reparto

Joaquin Phoenix, Mark Wahlberg, Eva Mendes, Robert Duvall, Tony Musante, Alex Veadov

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La noche es nuestra
Autor: malabesta
Fecha: 26/03/2008.
Póster La noche es nuestra

La noche es nuestra

Digerido por malabesta

"La noche es nuestra", título más apropiado para un anuncio de ron blanco, esconde la ya casi típica historia de policías de la Costa Este; mucho menos aficionados a los coches caros, los tiroteos multitudinarios y las grandes explosiones que sus colegas de la otra vera del país.

Bobby (Joaquim Phoenix) y Joseph (Mark Whalberg) son hermanos y residentes en la Nueva York de los ochenta. Mientras que El segundo ha seguido la senda de su padre (Robert Duvall) y se ha convertido en un buen policía, Bobby lleva una vida más disoluta, regentando un club que se ha convertido en el lugar de encuentro de la mafia rusa de la ciudad. Así que su padre y su hermano pretenden convencerlo de que colabore con ellos en la lucha contra el narcotráfico, con el que Bobby tiene una relación más bien de cliente.

"La noche es nuestra" es el niño de James Gray, responsable del guión y la dirección. Aunque en general se trata de una película más que decente, quizá como guionista funcione un poco peor que como director. Mientras que la mayoría de los personajes están muy bien construidos y desarrollados -particularmente los protagonistas-, hay algunos de función más difusa, como el de Eva Mendes, que resulta un tanto florero. Ella es la novia de Bobby, y nada más. El antagonista de turno (Alex Veadov), parece sacado de una buddy movie, mucho más cerca de los villanos a los que se enfrentaban Eddie Murphy o Will Smith cuando estaban en el cuerpo que a lo que uno esperaría de una película un poco más seria.

Como además la historia se mueve exclusivamente sobre la interacción entre Vadim Nezhinski, que así se llama, y los dos hermanos, resulta al final un poco artificial y forzada. Así, por ejemplo, Bobby acaba jugando con los polis y no con los cacos porque Vadim amenaza a su hermano, a su padre, desprecia a su jefe (a la vez tío del propio Vadim), pone en peligro su negocio y pretende beneficiarse de su novia. Sólo faltaba que le diese unas collejas mientras hablan. Evidentemente el final de tan desagradable personaje es el que uno espera, lo que de nuevo queda como un emplasto dado el tono agridulce y cuasi-realista de la película.

El James Gray director es bastante bueno, llegando incluso a alcanzar la brillantez.
En cambio, el James Gray director es bastante bueno, llegando incluso a alcanzar la brillantez. Ciertas escenas, especialmente la única persecución en coche de la película (rodada de una manera realista y subjetiva casi a la altura del principio de "Salvar al soldado Ryan") resultan francamente impresionantes. Aunque es capaz de acelerar el ritmo cuando es necesario, se mantiene por lo general alegado del frenetismo habitual del cine de los últimos tiempos, y quizá sólo haya que reprocharle un uso un tanto caprichoso e innecesario de la cámara lenta.

El reparto cumple. Joaquim Phoenix, sin ser el actor excepcional que todo el mundo parece ver en él, se porta durante toda la película, a pesar de que su papel es exigente. Mark Whalberg, quizá por exigencias del guión, totalmente inexpresivo. Hay que destacar también a Eva Mendes, a la que quizá su físico juegue una mala pasada, relegándola a papeles secundarios de novia-de y guapa-de-turno (aunque sea en películas notables como "Crash"), a pesar de que cuando es necesario es más que capaz de cumplir, sin caer en el histrionismo y los aspavientos, con todo el drama que haga falta.

En fin, una buena película que podría haber sido mucho más, pero digna al fin y al cabo del precio de una entrada (incluso aunque no sea el día del espectador). Recomendada para nocturnos en general.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion