Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

http://www.imdb.com/title/tt0481369/

Duración

95min

Dirección

Joel Schumacher

Guión

Fernley Phillips

Reparto

Jim Carrey, Virginia Madsen, Logan Lerman, Danny Huston, Lynn Collins, Rhona Mitra

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El número 23
Autor: malabesta
Fecha: 17/03/2007.
Póster El número 23

El número 23

Digerido por malabesta

"El número 23" parece ser que explota una creencia que circula por diversos círculos numerólogos, Illuminati y sectarios según la cual los eventos más significativos de la historia están relacionados, por su fecha, participantes o talla de pie, con el número en cuestión. Joel Schumacher se aprovecha del asunto. Es su proyecto número veintitrés, se estrenó un veintitrés de febrero, tanto su nombre como el de Jim Carrey tienen veintitrés letras y veintitrés veces me acordé yo de su estampa viendo la película.

Trataré no desvelar mucho la historia porque es de las mucha sorpresa y mucho abrir la boca. Walter Sparrow (Jim Carrey) trabaja en el servicio de control de animales. Felizmente casado con Agatha (Virginia Madsen) y con un hijo, Robin (Logan Lerman), un buen día un perro al que trataba de atrapar le muerde un brazo, y a partir de entonces se suceden las desgracias. Su mujer le regala un libro llamado "El número 23", y Walter comienza a encontrar demasiados paralelismos con su protagonista, obsesionándose cada vez más con el libro y con el propio número.

La película se divide en dos tramas, la de Fingerling, el detective ficticio que protagoniza el libro, y la de Walter, el lector del mismo. Ambos están encarnados por Jim Carrey, y aunque comienza con un tono bastante ligero, el guión rápidamente se avalanza sobre el thriller psicológico más enrevesado; tantas vueltas se le quiere dar a la trama, y tanta confusión de identidad y tanta sorpresa hacen que la cosa llegue por momentos a parecer un poco surrealista. Además, con la continua presencia de Carrey, los primeros minutos que tienen cierta tendencia a la comedia, y el conjunto de la trama detectivesca, que de puro pulp parece también una parodia, hacen que uno termine por creer que está viendo una comedia, pierda bastante interés por la trama y se lo tome todo un poco a chirigota.

No obstante estas películas en las que personajes se creen otros personajes interpretados por el mismo actor para luego descubrir que en realidad todo era fruto de la imaginación de una mariposa que se cree rey de China siempre tienen mucho éxito entre la chavalada, que como quien compra en ciertas tiendas del grupo Inditex tiende a confundir el artificio y el abalorio con la calidad.

Schumacher es demasiado grandilocuente, haciendo que la película pase del drama al melodrama por momentos. Cierto es que algunas escenas son bastante sorprendentes y hasta espectaculares, gracias sobre todo a ciertos juegos de espejos, el resultado general es el de una dirección atiborrada de tics, escenas y montajes que han de estar en la película para que mole mazo, y para que se vea que Schumacher es más moderno que nadie. El ritmo maltrecho del guión no mejora mucho con cientos de escenas en las que el protagonista se balancea neurótico mirando fijamente a una pared mientras de fondo miles de voces susurran cosas y repiten diálogos.

La interpreción de Carrey no es de las más acertadas. Siempre ha sido un actor muy gestual, y personajes tan dramáticos como los dos protagonistas de la película sufren mucho de la ampulosidad de las expresiones de Jim Carrey. Probablemente otro director habría atado más corto a su actor principal, pero en este caso parece que Schumacher estabas más preocupado por ver de dónde podría colgar la cámara para sorprender mucho o de cómo meter un veintitrés más en plano.

En fin, una pretenciosa película que promete mucho en la primera mitad y luego decepciona a todo el mundo. Recomendada a los que suman de cabeza.
Puntuacion