Ficha

País

USA, UK

Año

2008

Título original

Last chance Harvey

Duración

92min

Dirección

Joel Hopkins

Guión

Joel Hopkins

Reparto

Dustin Hoffman, Emma Thompson, Eileen Atkins, Kathy Baker, Liane, James Brolin

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Nunca es tarde para enamorarse
Autor: farrell
Fecha: 10/05/2009.
Póster Nunca es tarde para enamorarse

Nunca es tarde para enamorarse

Digerido por farrell

Mujer y hombre desencantados y sin amor se encuentran. Gran ciudad y grandes vistas. Conversaciones transcendentales. Momento mágico del primer beso. ¿A qué les suena? Pues a comedia romántica de manual. Con una diferencia: aquí la pareja protagonista no son dos jóvenes guapos y de sonrisa perfecta, sino un sesentón bajito y americano y una cincuentona inglesa que le saca cabalmente una cabeza.

El título en español, “Nunca es tarde para enamorarse”, define mejor que el original (“Last chanche Harvey”) lo que es esta película al no centrarse sólo en el protagonista masculino: ésta es la historia de dos personas normales y corrientes, con sus trabajos mediocres, sus arrugas y su mal aliento por la mañana a las que de repente les llega el amor a la edad en la que Hollywood ya no se ocupa de esas zarandajas, a saber, que es más habitual que una actriz de cincuenta haga, por ejemplo, de fiscal del distrito que de novia casadera.

Aparte de esta “innovación” que no es tanta porque ya aparecía en “En el estanque dorado”  entre otras, por ejemplo, pasarán un rato agradable, disfrutarán de bonitos planos de la capital inglesa (nada qué ver la fotogenia de Londres con la de Manhattan, por cierto, donde esté el Empire State que se quite el London Eye) y se distraerán un poco con la trama de la hija que no aprecia a su padre porque se sintió abandonada después del divorcio y blablabla… Paja en general, porque lo que realmente vale la pena son esos paseos que se dan la Thompson y Hoffman, que simplemente caminando ya son más actores que todo el reparto de cualquier otra película junto.

Si alguno se pregunta cuál es la gran baza de esta “Nunca es tarde para enamorarse” no hará falta que tengan ustedes un doctorado en temas del cine y tal para saber que lo único no olvidable aquí es la pareja protagonista. Emma Thompson, raro especímen de actriz inglesa de gran talento pero sin ese halo, a veces aburrido, de “gran dama de la escena” (ésas son Judi Dench, Maggie Smith y alguna más), interpreta a un personaje tan real que cualquiera de ustedes creerá que puede encontrásela mañana en el portal de casa. Rara cosa en estos tiempos de bótox y Baz Luhrmann. Dustin Hoffman, qué decir de él: es bajito, mayor, feo y cuando sonríe su cara se convierte en mueca, pero le sale eso de interpretar como a las abuelas hacer las lentejas: le pondrá más o menos cariño, pero el resultado siempre es excelente.

Se recomienda, por lo tanto, un visionado tranquilo y sin palomitas, sin esperar de esta película más que un paseo (nunca mejor dicho) de dos grandes intérpretes que tienen ya la vida resuelta, todo el reconocimiento del mundo y pueden permitirse el lujo de hacer este tipo de películas “tranquilas”. Que no los van a nominar al Oscar pero que tampoco lo necesitan, vamos. El resto, pues mediocre, como siempre.

Recomendada para gente normal, con sus arrugas y defectos y todo.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion