Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Blades of glory

Duración

93min

Dirección

Josh Gordon, Will Speck

Guión

Craig Cox, Jeff Cox, John Altschuler, Dave Krinsky

Reparto

Will Ferrell, Jon Heder, Craig T. Nelson, Jenna Fischer, Will Arnett, William Fichtner,

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Patinazo a la gloria
Autor: malabesta
Fecha: 19/07/2007.
Póster Patinazo a la gloria

Patinazo a la gloria

Digerido por malabesta

Sorprendente como pueda parecer, al final el único sucesor digno -en fin, menos indigno que los demás- de los ZAZ, que en sus “Agárralo como puedas” hacen una parodia de género mucho más inteligente de lo que aparenta, va a ser Will Ferrell. Aunque sus ataques, “Pasado de vueltas”, ésta y “Semi-pro” (en la que le dará al baloncesto), van dirigidos contra el mundo del deporte. No obstante, el chico iba para comentarista deportivo.

En todo caso, “Patinazo a la gloria” no es una gran película. Aunque está muy por encima de las “Scary movie”, que se quedaron en la repetición de una fórmula que Zucker, Abrahams y Zucker hicieran famosa, pero sin darse cuenta de lo que había detrás, la película de Ferrell parte de una premisa bastante endeble, y la explota con un guión bastante poco original. Todo lo demás parece que son improvisaciones suyas; y algunas son graciosas, pero son tantas las que no...

Chazz Michael Michaels (Will Ferrell) y Jimmy MacElroy (Jon Heder) son las dos mayores estrellas del patinaje artístico masculino. Tienen estilos completamente opuestos y se odian a muerte. Cuando en una final empatan por el oro, se enzarzan en una pelea por la que serán expulsados de la federación de patinaje y obligados a retirarse de la competición individual para siempre. Pero su vida fuera del hielo no tiene sentido, por lo que intentarán superar sus diferencias para triunfar como pareja de patinaje, pues -falsamente- las reglas no especifican que tales pares hayan de ser de diferente sexo. Contarán con la ayuda del ex-entrenador de Jimmy, interpretado por Craig T. Nelson, que por supuesto conoce una impresionante pero peligrosísima técnica que los puede catapultar a la fama o matar sobre la pista.

El guión es como un mueble de Ikea. Técnicamente no tiene ningún fallo, pero es igual a otros cincuenta. Todos los personajes están bien presentados, tienen un trasfondo, hacen lo que tienen que hacer, el ritmo está administrado con cabeza, etc. Pero no hay un sólo momento de brillantez u original. Las pocas gracias que tiene la película salen de la boca -y parece ser que de la improvisación- de Ferrell (cosas como “La noche es un momento muy oscuro para mí”), que al fin y al cabo no hace más que repetir su Ricky Bobby de “Pasado de vueltas”.

Cierto es que expone las miserias del patinaje artístico, y dicen que de una manera exhaustiva. Pero al igual que le pasa a las carreras de la NASCAR, el mundillo del hielo en España no tiene tanto tirón como para apreciar una parodia sobre él, y la gran mayoría de los chistes al respecto, las referencias y los numerosos cameos de patinadores profesionales pasarán inadvertidos.

Mientras que Ferrell se echa a sus espaldas la película, Jon Heder vuelve a repetir lo de siempre. Llegará un día en el que un papel requiera algo más que hacer de él mismo, y a ver qué pasa entonces. Eso sí, hay que reconocerle el mérito (tanto a él como a su compañero) de que se tomaron muy en serio lo del patinaje, y muchas de las escenas sobre hielo las rodaron ellos mismos, lo que le da un aire más ridículo a la película todavía, redundando en la parodia a los patinadores profesionales.

En fin, una comedia un tanto mediocre con tres o cuatro chispazos, a la que no hay triple axl que salve. Recomendada para los que sepan quién es Paloma del Río.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion