Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Balls of fury

Duración

90min

Dirección

Robert Ben Garant

Guión

Robert Ben Garant, Thomas Lennon

Reparto

Dan Fogler, Christopher Walken, George Lopez, Maggie Q, James Hong

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Pelotas en juego
Autor: malabesta
Fecha: 22/12/2007.
Póster Pelotas en juego

Pelotas en juego

Digerido por malabesta

A pesar de que después de "Nacho libre", "Patinazo a la gloria" o "Pasado de vueltas" uno se teme lo peor, no está preparado para "Pelotas en juego". Y eso que en este año cargado de remakes, adaptaciones de series, recuperación de sagas clásicas y reinicio de otras parece mentira que una película pueda sobresalir. Podría quejarme por la traducción de "Balls of fury", pero para qué engañarnos, el título es el menor de sus problemas.

Randy Daytona (Dan Fogler) es un prometedor campeón adolescente de ping-pong, que en la gran final mundial sufre el ridículo de su vida, lo que lo deja convertido en un fracaso ambulante que se gana la vida en espectáculos de variedades. Cuando el agente Rodriguez (George Lopez) recurre a él para que se infiltre en el torneo secreto que organiza Feng (Christopher Walken), el misterioso señor del crimen, Randy ha de recurrir al entrenamiento especial del maestro Wong (James Hong) y a la ayuda de su escasamente vestida sobrina Maggie (Maggie Q). Efectivamente, puede parecer una bastardización de "Operación dragón" y sinceramente yo desearía que lo hubiese sido; la realidad es mucho peor.

"Pelotas en juego" es un sinsentido escalonado que va pasando por los tópicos del género de deportes/artes marciales como quien pasa el dedo por la lista de la compra. No hay un hilo conductor, no hay una gran trama, y por haber no hay ni motivos para la mitad de lo que ocurre, pero el caso es que no falte la parodia burda y muy poco graciosa de las clásicas escenas de entrenamiento musical, el duelo final y demás.

Al igual que en "¡Maderos 091!", pero mucho peor, Robert Ben Garant parece no haber hecho demasiado bien la transición de la tele al cine, y "Pelotas en juego" parece exactamente una concatenación de skteches televisivos con el único objetivo de sumar hora y media. Muchas veces da la impresión de que las escenas son puro relleno, y no faltan los momentos en los que -sin venir a cuento, es decir, a mucho menos cuento que el resto de lo que pasa- los protagonistas se ponen a bailar. Añádanse unos créditos finales de al menos diez minutos en los que hay una pequeña coda (no se molesten en aguantar, es tan poco divertida como el resto de la película) y ya se tiene el metraje necesario para que el público no queme las butacas por haber pagado la entrada de tamaña nadería.

Sinceramente, lo único que le queda a uno es solazarse en la contemplación de Maggie Q.
Sinceramente, lo único que le queda a uno es solazarse en la contemplación de Maggie Q. La muchacha es de agradable visión y su papel en la película es exactamente ése; pasearse ligera de ropa y dar patadas. A pesar de los esfuerzos del director por no colocarla frente a ninguno de los protagonistas (no nos engañemos, Christopher Walken ya tiene una edad y Dan Fogler tiene pinta de ahogarse cuando sube a un segundo) resulta un tanto evidente la diferencia entre sus escenas de acción, llenas de volteretas, piernas abiertas ciento ochenta grados y demás con las del resto del reparto. El duelo final entre Walken y Fogler (que después de haber besado a Maggie Q no se debe haber lavado la boca ya nunca más) resulta sonrojante. El ping-pong de geriátrico resulta mucho más emocionante.

En fin, un desastre, recomendado sólo a la fuerza.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion