Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Little miss Sunshine

Duración

101min

Dirección

Jonathan Dayton, Valerie Faris

Guión

Michael Arndt

Reparto

Abigail Breslin, Toni Collette, Greg Kinnear, Steve Carell, Alan Arkin, Paul Dano

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Pequeña Miss Sunshine
Autor: bronte
Fecha: 20/10/2006.
Póster Pequeña Miss Sunshine

Pequeña Miss Sunshine

Digerido por bronte

Esto sí que es una película emocionante. Una auténtica montaña rusa de emociones. Se encontrarán ustedes riendo a carcajadas en una secuencia para acto seguido tirar de pañuelos de papel, o de organza, los más clásicos. "Pequeña Miss Sunshine" es una de esas películas en las que se respira el talento. Básicamente porque cuentan una historia (prácticamente) normal, con personajes (prácticamente) normales, pero lo suficientemente inteligente para encerrar una intensa reflexión sobre los grandes temas de la vida.

El filme de los directores (y pareja), Jonathan Dayton y Valerie Faris (ambos provinientes del mundo del video-clip), resultará especialmente doloroso para todos aquellos con complejo de fracaso. Porque, aunque se anuncie como una tragicomedia, tiene mucho más de tragedia que de comedia, incontestablemente. Las críticas europeas dirán que "Pequeña Miss Sunshine" es una crítica al descarnado sistema competitivo americano, bla, bla. Ni caso. La cinta, de lo que trata en realidad es del doloroso desajuste entre expectativas y resultados. Entre lo que esperamos de nosotros mismos, y lo que somos capaces de conseguir. No se trata de la presión exterior, que a veces también, pero no necesariamente tiene que ser una opresión fascista-capitalista-blabla. Puede ser la misma presión que ejerce la confianza que los nuestros tienen en nosotros, la que hace que al final un ser humano pueda acabar sintiéndose un despojo. En realidad, no se trata de una lección magistral sobre el bonito tema "no hay que ser siempre el primero", sino una constatación amarga (y por lo tanto potencialmente hilarante), sobre los fracasos que toda persona acaba atesorando en el armario.

Esta idea queda bien resumida cuando uno de los personajes habla del legado de Proust. ¿Se imaginan ustedes una película española, europea, con un personaje aplicando la filosofía de un grande de la literatura a la vida corriente y diaria? "Pequeña Miss Sunshine" hace esto y más (también aparece Nietzsche por ahí). La alusión a Don Marcel viene a cuento del muy orgánico concepto de que es el dolor el que nos hace crecer y aprender, no los momentos felices. Por eso la película, no es en sí una crítica a la "ley de la selva", sino la insistencia en la idea, de la que paradójicamente se hace burla durante todo el metraje de que "los triunfadores se caracterizan porque no importa cuántas veces caigan, siempre se levantan".

En "Pequeña Miss Sunshine", tenemos una colección de personajes muy tristes. Una familia compuesta por un matrimonio al borde la ruptura, un marido incapaz de triunfar en su trabajo, un adolescente que odia al mundo, y un académico con el corazón roto. Todos ellos se unirán en un viaje extravagante hacia un concurso de belleza infantil en California, porque éste es el sueño de la pequeña de la casa. Desde luego si hay una crítica clara en esta película es justamente a ese tipo de competiciones. Como si no fueran suficientemente patéticas las de los adultos, parece difícil imaginar algo más execrable que empujar a las pobres criaturas hacia ocupaciones tan abyectas. Y vayan ustedes a saber por qué, en toda América, continente, tienen un éxito arrollador, especialmente en Brasil. Lo cierto es que en esta cinta, sin necesidad de vísceras ni de sangre, muestran lo terrorífico de esas actividades, con esas niñas que parecen de plástico, haciendo cosas morbosamente impropias de su edad.

El reparto de lujo, con la siempre magnífica Toni Collette, el efectivo Greg Kinnear y el divertido Alan Arkin. También aparece por ahí Steve Carell, que les sonará de producciones como "Virgen a los 40" o "El reportero: la leyenda de Ron  Burgundy", películas que indudablemente no son de Oscar, pero que nos sirven para demostrar una evidencia: los cómicos son la auténtica élite del mundo actoral. Son capaces de hacer reír y cuando se pasan al drama, nadie les supera. En definitiva, una gran interpretación la suya. No quiero cerrar este párrafo sin referirme a Paul Dano, graciosísimo y un gran actor ("El club de los emperadores", "La vecina de al lado"), que ha pasado de ser crisálida a mariposa (en el mejor sentido), y Abigail Breslin ("Señales", "Mamá a la fuerza"  ), que es una niña preciosa y una actriz excepcional. Una auténtica Miss Sunshine.

Los directores han querido dar a la película un tono un tanto "folk". Una cosa sencilla, sin pretensiones, sin intentar ser un documental sobre la América más hortera y repelente, pero sin ocultarlo tampoco. Muy centrados en revelar la humanidad de unos personajes intensamente humanos, y con buena mano a la hora de conseguir momentos divertidos. Si algo se le puede reprochar a sus autores, desde un punto de vista muy subjetivo, es haber dejado ese final tan sin una esperanza última que permita al espectador salir del cine un poco más animado. Pero es lo que hay. Primordialmente tierna y entrañable.

Recomendada para gente sin lagrimales.
  Puntuacion