Ficha

País

USA, Canadá

Año

2010

Título original

Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief

Duración

110min

Dirección

Chris Columbus

Guión

Craig Titley

Reparto

Logan Lerman, Alexandra Daddario, Brandon T. Jackson, Pierce Brosnan, Uma Thurman, Sean Bean, Rosario Dawson, Steve Coogan

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Percy Jackson y el ladrón del rayo
Autor: malabesta
Fecha: 22/02/2010.
Póster Percy Jackson y el ladrón del rayo

Percy Jackson y el ladrón del rayo

Digerido por malabesta

Qué sabio y útil es el refranero español, que para todo tiene un dicho; Chris Columbus, después de haber dirigido dos entregas de la saga de Harry Potter, hace bueno el "quien hace un cesto, hace un ciento" y repite en todos los sentidos con "Percy Jackson y el ladrón del rayo". Y por seguir en plan Calendario Zaragozano, diré también que el resultado tiene el interés allá por donde se empiezan los cestos.

Percy Jackson (Logan Lerman) es un chaval inadaptado e infeliz, que vive en el seno de una familia desestructurada. Su único amigo es otro paria (Brandon T. Jackson) y para colmo de males es disléxico. Pero todo cambia cuando descubre el secreto de su origen y la causa de todos sus males: su padre no es otro que el mismísimo Poseidón, que junto al resto de los dioses de la antigüedad, sigue vivo y está entre nosotros. Así que a Percy no le queda otra que abandonar su mundana vida y enrolarse en un campamento mágico y secreto en el que se entrena a todos los semidioses y seres mitológicos que pueblan el mundo. El único problema es que Zeus (Sean Bean) ha perdido su rayo y por algún motivo (que nunca se llega a explicar) decide culpar de ello a Percy, que no tiene más remedio que encontrar al verdadero ladrón para salvarse a sí mismo y a Howgarths, digo, al mundo.

Muchos de ustedes pensarán al ver el cartel de "Percy Jackson y el ladrón del rayo" que no han visto la película, pero se equivocan. Si muchas han sido las producciones que han nacido a la sombra de Harry Potter, ésta viene a ser como el plato de croquetas del viernes en un comedor escolar. Con un ligero rebozado en harina -que toma la forma de una travestida mitología griega- poco se consigue ocultar el mejunje hecho de sobras que hay dentro.

La historia es de por sí bastante pobre, pero además está mal contada. Partiendo de un comienzo en el que el espectador, que todavía no se ha sacudido el frío, se encuentra que con Zeus está subido al Empire State y echándole las culpas de todo al protagonista (que aún ni ha visto), las chapuzas, giros sacados de la manga y engaños y trampas se suceden hasta llegar a un clímax final con ¡sorpresa! que hará que la mitad del respetable ruede los ojos.

Esta pobreza argumental se extiende, además, a todos los aspectos de la película, y no hay en ella mucho a lo que hincarle el ojo. Un reparto más que notable, con Steve Coogan, Pierce Brosnan, Sean Bean, Rosario Dawson o Uma Thurman, entre otros, está -en el mejor de los casos- desperdiciado. Otros no tienen tanta suerte y por ejemplo Uma nos regala el papel más ridículo y la peor interpretación de su carrera. Y no olvidemos que esta mujer hacía de Poison Ivy en el "Batman y Robin" de Joel Schumacher.

El trío protagonista, con la alineación habitual de prota guapo, novieta lista y aplicada y alivio cómico, encarnados por Logan Lerman, Alexandra Daddario y Brandon T. Jackson, no corren mejor suerte. Con la diferencia de que sus carreras no están ni de lejos asentadas y a ver cómo salen de ésta. Porque aunque amenaza secuela, si la taquilla le da lo que se merece, me parece a mí que las siguientes partes irán directas al DVD. Y al estante del fondo.

En fin, el típico subproducto asociado a la moda de turno. Recomendada para griegos de yogourt.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion