Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Bridge to Terabithia

Duración

95min

Dirección

Gabor Csupo

Guión

Jeff Stockwell, David Paterson

Reparto

Josh Hutcherson,AnnaSophia Robb, Zooey Deschanel, Robert Patrick, Bailee Madison, Katrina Cerio, Devon Wood

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Un puente hacia Terabithia
Autor: malabesta
Fecha: 07/03/2007.
Póster Un puente hacia Terabithia

Un puente hacia Terabithia

Digerido por malabesta

“Un puente hacia Terabithia” empieza como “El laberinto del fauno” y termina como “La casa de la pradera”. Otra de las muchas películas de fantasía infantil, cuyo reciente auge muchos asocian con oscuros sucesos sociológicos, pero que a mí me da que tiene más que ver con el abaratamiento de los efectos especiales.

Walden Media, la productora responsable de “Narnia: el león, la bruja y el armario” también está detrás de ésta, así como nos traerá “Charlotte’s web”, entre otras películas para niños que se avecinan. “Un puente hacia Terabithia” cuenta la historia de Jesse (Josh Hutcherson), el tercer descendiente y único hijo de los retoños de Jack (Robert Patrick) y Nancy (Katryna Cerio). Si no fuese suficiente problema que su padre fuese T1000, encima la familia atraviesa problemas económicos, y por Jess en el colegio no es que sea el chaval más popular. Un buen día, al solar de al lado se mudan los Burke, con suya hija Leslie (Anna Sophia Robb) el protagonista entabla relación. Ambos descubren una cabaña abandonada en el bosque detrás de sus casas, y allí montan un reino imaginario llamado Terabithia, en el que huyen de sus problemas diarios.

Más cerca de “El laberinto del fauno” que de “Narnia: el león, la bruja y el armario”, el mundo de Terabithia supone la válvula de escape a los problemas de los chavales, y sobre él proyectan sus miedos y sus neurosis. Comparte también con la película de Del Toro un tono decididamente oscuro y bastante deprimente. Pero al contrario que ésta, en la que las tendencias al drama se muestran abierta y rápidamente, en “Un puente hacia Terabithia” permanecen ocultas hasta llegada la última media hora de película. Lo que parecía una anodina historia preadolescente, se convierte rápidamente en un dramático culebrón de iniciación en el que Jesse terminará por madurar, encontrar su lugar en el mundo, bla, bla, bla.

La película es en parte responsabilidad de la Disney, y muchas de sus más emblemáticas producciones destacan porque a pesar de ser claramente infantiles tienen un tratamiento de la muerte bastante maduro y muy poco suavizado, aunque sin caer en la explicitud. Aún así, la manera en que “Un puente hacia Terabithia” afronta este tema, y otros como el despertar sexual del protagonista, parece ésta un poco fuera de lugar, principalmente por lo mal preparados que están estos momentos dramáticos finales.

La primera hora de la película se va en presentar a los personajes, hacerlos amigos y plantear una serie de problemas bastante banales. A excepción de la pareja protagonista, el resto de participantes de la trama están descritos lo justo para que sepamos a qué se dedican, o por qué van a ser importantes en la película. Los padres de Jess sabemos que son pobres porque durante todo el metraje están echando cuentas con una calculadora (no exagero); sabemos que el personaje de la Señorita Edmonds (Zooey Deschanel) es el objeto del amor de Jesse porque en su clase de música se pasa el rato mirándola con ojos arrobados, etc. Todos ellos no tienen ni un solo rasgo de humanidad, y aparecen y desaparecen según conviene. Especialmente en el caso de la profesora, que tiene un papel bastante importante en la historia de Jesse y Leslie, y que en cuanto lo cumple es defenestrada sin ningún tipo de rubor. Los protagonistas tampoco es que tengan un tratamiento excesivamente profundo, y aunque están descritos con mucho más detalle, no dejan de parecer más artificiales.

Con este desfile de personas, la película tarda bastante en arrancar, y cuando lo hace es para dar lugar a una historia que parece simplemente una colección de anécdotas escolares, entre las que se intercalan visitas al mundo de Terabithia más que nada para justificar los efectos especiales de Weta Workshop (la compañía de Peter Jackson). Así que cuando se desvela el verdadero carácter melodramático del guión, ya es bastante tarde, y no termina de resolverse todo el petate de una manera realmente satisfactoria. Eso sí, la película demuestra lo efectivos que son los dramas; incluso con un guión no muy bueno, unos personajes mediocres y un desarrollo más que pobre es posible emocionar al personal, mientras que una comedia del mismo nivel y con ingredientes parecidos hubiese sido sin duda pasto de los lobos.

El trabajo de los actores también es bastante pobre. Parece que Josh Hutcherson y Anna Sophnia Robb se están convirtiendo en la alternativa de segunda fila a Dakota Fanning y Haley Joel Osment. La parte adulta del reparto, encabezada por Robert Patrick y Zoey Deschanel destaca más que nada por lo paupérrimo de sus papeles, más que por lo malas o buenas que sean sus actuaciones.

En fin, un drama un tanto oculto y que deja bastante que desear, recomendado para todos aquellos que quieran traumatizar a sus hijos.
Puntuacion