Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Pulse

Duración

85min

Dirección

Jim Sonzero

Guión

Wes Craven, Ray Wright

Reparto

Kristen Bell, Ian Somerhalder, Christina Milian, Rick Gonzalez, Jonathan Tucker

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Pulse
Autor: bronte
Fecha: 29/11/2006.
Póster Pulse

Pulse

Digerido por bronte

Ya están aquí. Prepárense. La influencia cultural asiática empieza a impregnarlo todo de manera obvia, evidente y explícita. Si no teníamos suficiente con el terror amarillo, ahora los americanos empiezan a copiar el género de manera descarada. De hecho nos encontramos ante un remake en concreto de una película japonesa del 2001 titulada "Kairo". Bienvenidos al mundo sin ideas nuevas. "Pulse" retoma rasgos del cine asiático de manera fiel, y así en ella nos encontramos con los fantasmas, con el elemento tecnológico, y para que no se diga que los occidentales no aportamos nada al invento, lo funde con la idea de apocalipsis humano, muy al estilo zombie y que por última vez reseñable hemos visto en "28 días después..."

En relación a toda esta ensalada lo primero que se puede decir es que "Pulse" por lo menos está mejor hecha que sus primas hermanas asiáticas. Nada de gatos de peluche invadiendo una habitación como pudimos ver en "La maldición". De hecho, ante la inexistencia del guión, y ante lo endeble del argumento, el director, Jim Sonzero, se aplica de lo lindo en marear al espectador con un tratamiento de la imagen que podríamos calificar como mínimo de lisérgico. Habrá a quien le guste más y a quien le guste menos, y sobre todo a quien le guste nada. Pero lo cierto es que el buen hombre ha sudado la camiseta y ha conseguido un resultado visual coherente y trabajado.

Ante la ausencia de niño ectoplasmático, en "Pulse" nos encontramos con un grupo de estudiantes que ven como los miembros de su pandilla se van suicidando paulatinamente o muriendo de manera espectacular. Ni que decir tiene que la promiscua cae, sino la primera, por lo menos cae. La explicación de tan extraño fenómeno no puede ser más macarrónica, y hace al espectador alertado plantearse por qué los asiáticos tienen semejante tirria a la tecnología. Parece increíble, con lo tecnificados que están algunos de esos países. Sin embargo, si por ellos fuera, viviríamos todos sacando agua del pozo y utilizando el tam-tam, debido a los terribles riesgos que se corren al comprar un vídeo, un móvil o un ordenador. Desde criajas melenudas que vienen a fastidiarle a uno la vida, hasta fantasmas polimorfos que quieren chupar la vida de los pobres protagonistas al modo zombie más convencional.

La película juega a la intriga, pero en plan dolor de barriga, porque la intriga es más bien escasa, y sobre todo a los sustos de fanfarria y pantallazo. Echa el resto con los efectos especiales, pero no con las bombillas, pues se ve todo más bien oscurito. Eso aparte de una degradación potente del color que a humanos capaces de distinguir todo el espectro les resultará algo cansina. Como es de suponer, los personajes pasaban por allí y están desarrollados hasta el punto en que van a algún sitio donde el director los puede matar de forma muy infográfica. También me gustaría reseñar la falta de imaginación y buen gusto de todos aquellos que introducen el elemento de tortura de animales en sus historias, en un intento cutre y desesperado de impresionar al espectador.

Los actores desconocidos en el star-system, y probablemente ese seguirá siendo su estatus a lo largo del tiempo, aunque esto nunca se puede asegurar a ciencia cierta. El director posiblemente tenga un gran futuro en el mundo del video-clip pero va a tener que elegir guiones mejores si desea que le pongan una estrella en el Boulevard de la Fama. Como mayor virtud de la película cuenta sobre todo su brevedad, aunque si hubiera sido más cortita, tampoco nadie lo hubiera llorado. Se deja ver y se sigue más o menos sin visitar muchas veces el baño, pero es más de lo mismo y puede causar migrañas.

Recomendada para gente que pone tippex en la pantalla para corregir los documentos de texto. Puntuacion