Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

Push

Duración

115min

Dirección

Paul McGuigan

Guión

David Bourla

Reparto

Chris Evans, Dakota Fanning, Camilla Belle, Cliff Curtis, Djimon Hounsou, Neil Jackson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Push
Autor: bronte
Fecha: 17/02/2009.
Póster Push

Push

Digerido por bronte

¿Se acuerdan de lo que Thalía hizo con el éxito de Alaska "¿A quién le importa?". Pues bien, esto es más o menos lo que se van a encontrar en "Push". Un tema de toda la vida, remasterizado con las últimas tendencias más rabiosas y de más griterío. ¿Es esto malo en sí mismo? Para nada. ¿Les ha salido bien? Yo no lo creo.

Esto es como los "X-Men" pero en plan postmoderno, lo cual quiere decir que obviamente, tiene que suceder en Hong Kong. Porque ya sabemos que hoy en día en nuestro imaginario colectivo, el futuro está en Asia. ¿Y cómo percibimos los occidentales Hong Kong, Tokio y todos esos híbridos Este-Oeste? ¿Cuáles son las convenciones que utilizamos para representarlas? Pues para empezar mucho neón. Mucho neón. Muchos coches, atascos, mucha gente apiñada por las calles. Mucho mercadillo y gente sorbiendo tallarines. Y no sólo eso. Los interiores muy recargados y muy coloristas, y por supuesto, los personajes oriundos una mezcla entre manga y artes marciales de los setenta. Mucho flequillo recto. La cosa influye también en los personajes no asiáticos y todas ellos y ellos van vestidos de "Fruits basket". Medias por encima de la rodilla. Minifaldas. ¿Qué más? Música electrónica, cambio de textura en la imagen, degradados, algo de remeneo, zooms... Toda una codificación que para ser tan modernísima ya está más que establecida.

¿Todo esto para qué? Para contarnos, ya les digo, "X-Men". El gobierno americano, con su maldad intrínseca (tema favorito de cine americano), modifica a un grupo de personas atribuyéndoles superpoderes entre los que se encuentran poder ver el futuro, mover cosas con el poder de la mente, borrando la memoria... bueno, echen ahí el resto que lo que se les ocurra ya se le ha ocurrido al guionista del invento. Algunos de ellos se expatrían en Hong Kong y la historia comienzan por qué han de encontrar a una de estas "fenómenas" que anda por ahí perdida y que es la clave para huir de siempre de la "División", que así se llama la agencia ésta supersecreta y de tan mal café. ¿Cómo creen que sigue? Recapitulemos: tienen que encontrar a una mujer, y luego protegerla de la agencia. También tienen que encontrar un maletín con algo que les interesa a todos. Ahora mézclenlo con el hecho de que tanto buenos como malos tienen poderes y que mueven cosas, y sobre todo, pueden leer el futuro. Efectivamente, algo hay de cambiar el futuro, aunque para la que aquí les escribe, la estrategia del guión al respecto es bastante pobretona. Pero todo lo demás de manual, con beso incluido. Ahora, eso sí, mucho neón.

De todo el filme sólo se basa una secuencia, quizás porque es la que menos intención tiene de ser rompedora y sin embargo es la más llamativa. Se trata de un duelo a pistolas entre telekinéticos. No me digan que no suena bien. Luego la cosa ya deriva en gente andando sola y muy triste entre la multitud y personajes mirando al vacío un poco en plan "Lost in traslation". ¿Hacían falta estas alforjas para este viaje? No. Cada cambio estético debería requerir al menos un cambio ético, y aquí no se ha visto por ningún lado. A la media hora el espectador humano está ya mirando el reloj, consciente como es de que la historia no va a dar para mucho, y que encima le van a marear con el lucerío. Por lo menos sale Chris Evans, que no se prodiga mucho, pero que siempre alegra la pantalla. Huy, lo que he dicho.

Otro de los intereses del filme puede ser sin lugar a dudas ver cómo Julio Iglesias le canta a Dakota Fanning "De niña a mujer", aunque tanta maduración quizás esté haciendo que pierda su encanto. Hubo ahí un momento de llorada que a mí me resultó profundamente falso. Como si hubiera estado utilizando "el método" el minuto anterior, vamos. Como si se fuera a poner a gritar "Stellaaaaaa", de un momento a otro. Quizás debería elegir con mejor tino sus papeles sino quiere que esto sea todo cuesta abajo. En resumen, una película errática que disgustará más que gustará porque no acaba de encontrar su historia, ni su público, ni casamiento alguno entre el fondo y la forma.

Recomendada para gente que grita mucho.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion