Ficha

País

USA, UK

Año

2008

Título original

Quantum of solace

Duración

108min

Dirección

Marc Forster

Guión

Paul Haggis, Neal Purvis, Robert Wade

Reparto

Daniel Craig, Olga Kurylenko, Mathieu Amalric, Judi Dench, Gemma Arterton, Jeffrey Wright, Fernando Guillén Cuervo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Quantum of solace
Autor: farrell
Fecha: 22/11/2008.
Póster Quantum of solace

Quantum of solace

Digerido por farrell

“Quantum of Solace” supone la primera secuela directa de la saga de James Bond. Por desgracia, supone también el finiquito definitivo a un personaje que, aunque atractivo e interesante, parece no haber superado la barrera del milenio. El agente 007, elegante y socarrón, desprendía en los últimos años un tufillo a rancio (hay quien culpa a Pierce Brosnan, pero él hacía lo que le mandaban) y se decidió remozar la estética del personaje y de la saga eligiendo a un actor semidesconocido y curtido en películas independientes de arte y ensayo. Sorprendentemente, la apuesta funcionó y “Casino Royale” se convirtió en un éxito demoledor que demostró a los productores que Bond tenía futuro aún en el siglo XXI. Eso sí, pagando un peaje, que es convertir la saga en una serie de películas de acción con un protagonista gancho (tipo Bourne) y nada más.

Así, cuando en los títulos de crédito al final de la película escuchen las notas de la mítica musiquilla de James Bond y vean a Craig apuntándoles con la pistola, les parecerá que todo eso es más un guiño a los viejos tiempos que otra cosa. “Quantum of Solace” ya no cuenta con ninguno de los elementos que identificaban a la saga Bond: El propio agente, debido al afán “humanizador” de los guionistas (Paul Haggis, entre ellos), aparece en esta entrega como un personaje torturado por la traición de su enésima novia, Vesper Green, la chica Bond tiene también un trauma y además sale demasiado poco, los “artilugios” y la tecnología siempre presentes en la saga brillan por su ausencia en esta ocasión y, en general, “Quantum of Solace” da la impresión de ser más una simple secuela al rebufo de la anterior que realmente una nueva entrega Bond, con todo lo que ello implica. A destacar también el papel de M en esta entrega, ya que se hace prácticamente coprotagonista de 007, y uno sospecha que es debido a la falta de carisma y “bondidad” de Daniel Craig que han decidido apoyarse en la jefa, sabiendo que Judi Dench siempre resulta.

En lo que parecen haberse tomado su trabajillo los del guión es en el título, de difícil traducción en español, y que entenderán una vez que hayan visto la película. Digo que en esto sí han pensado un poco, porque es evidente que para el resto del guión se han fumado unos puros y han dejado correr el ron. Las escenas de acción, persecuciones, tiroteos y leñazos en general de James Bond son tantísimas que les será difícil seguir una trama a la que no se ha prestado absolutamente ninguna atención y a unos personajes que, al ser esto una secuela de “Casino Royale”, como decíamos al principio, tejen entre sí una serie de relaciones que harán que si alguien no ha visto la anterior no entienda nada. Aunque los que la hayan visto también se aburrirán a los veinte minutos, pues entre la trama de venganza de Bond que está muy triste, la del malvado que quiere dominar al mundo y el 80 % de escenas de acción por lo menos, esto parece más un despliegue de efectos estilo estudios Pinewood que una película con sus barbas y aparejos.

Dicen que Marlon Brando, actor del método por antonomasia, era un poco masoquista y le gustaba que le dieran caña en sus películas, por eso si repasan su filmografía se darán cuenta de que le ponen un ojo morado la mayoría de las veces. Después de ver las dos últimas entregas de la saga Bond, uno sospecha que Daniel Craig sufre del mismo síndrome, porque si no no se explica las palizas que se da este hombre que se pasa el 80 % de la película saltando alturas de tres pisos. Que hay especialistas, sí, pero se ve que hay cosas que ha tenido que hacer él mismo y que duelen de verdad. La nueva chica Bond, Olga Kurylenko, muy guapa, como siempre. Y también sale haciendo un cameo Fernando Guillén Cuervo. De latino, por supuesto.

En fin, que no vayan a verla si son seguidores del Agente 007, porque han acabado con él, pero sí si les gustan las películas de acción en las que se ve presupuesto y buenas localizaciones.

Recomendada para fans de las películas de acción y de los esmoquines.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion