Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

Did you hear about the Morgans?

Duración

103min

Dirección

Marc Lawrence

Guión

Marc Lawrence

Reparto

Hugh Grant, Sarah Jessica Parker, Sam Elliott, Mary Steenburgen, Elisabeth Moss

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de ¿Que fue de los Morgan?
Autor: bronte
Fecha: 18/01/2010.
Póster ¿Que fue de los Morgan?

¿Que fue de los Morgan?

Digerido por bronte

Lo peor que le puede pasar a una comedia romántica es ser aburrida y nada romántica. Si quieren un ejemplo de esta mala combinación, vayan a ver "¿Qué fue de los Morgan?". No es que sea detestable, pero es aburridilla y con un romanticismo algo pestilente. Digamos un romanticismo incapaz de emocionar a las flores. Digamos que un romanticismo por un lado demasiado realista (que si hay problemas de infertilidad o infidelidad) y por el otro lado demasiado pasteloso con Sarah Jessica Parker poniendo ojitos, ya que no puede poner otra cosa, que los tiene muy pequeñitos.

"¿Qué fue de los Morgan?" nos pone en el caso de una pareja neoyorquina, los dos ricos y guapos, es un decir, que presencian, sin querer, como suele pasar en estos casos, un asesinato y con el asesino les echa el ojo, tienen que entrar en el programa de protección de testigos. Seguramente pocos lectores se preguntarán a estas alturas a dónde los mandan. Por si hay alguno, ¿pero a dónde van a mandar a una pareja de yuppies megafashion? ¡Al campo, buenas gentes, al campo! Pero no al campo de la Blasa, que esto es iuesei. Al campo de los americanos, que viene siendo el Oeste también conocido como Wyoming.

Si me preguntan si está bien aprovechado el contraste entre urbanitas y pueblerinos les contestaré sin rodeos: no. Como éste es un tema bastante trillado, les diré que hay tropecientas mil películas con la misma premisa ciento cincuenta mil veces mejores. Ver a Mary Steenburgen disparando a latas vacías es tan gracioso como tener piedras en el riñón, y ver a Sam Elliot hacer por enésima vez de vaquero silencioso y que cuando habla, la fastidia (no adrede, es que el personaje es muy malo), no creo yo que merezca la pena.

Ver a Hugh Grant interpretando su único personaje, Dios, apiádate de nosotros y Sarah Jessica Parker realmente es como la versión paniaguada de "Sexo en Nueva York", aunque ella sigue estando igual de divina que siempre. Además de eso está la rubia tonta, el viejo republicano y temeroso de Dios y la niña que canta country. Asombrosamente pocos personajes más hay, para que se hagan una idea de cuantísimo tiempo ocupan Hugh Gran y la Parker en pantalla, el uno titubeando y la otra retirándose el pelo de la cara y torciendo las piernas, así como muy sexy. Qué gran Lina Morgan se ha perdido ahí. ¡Hey! Fíjense, Morgan-Morgan. Cosa del destino.

Creo recordar que me reí una vez, pero a lo mejor lo soñé. No la recomiendo a nadie y no le cae el dedo para abajo porque ningún animal sufrió físicamente en el rodaje de esta película aunque no me cabe duda de que su sentido del humor sí que quedo herido irremisiblemente.

Recomendada para la gente con botas vaqueras.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion